Seducción amorosa. Ligar. Seduciendo a un desmotivado

Continúa la cadena de vivencias, ¿te apuntas? 🙂

Hace unos días, nuestra amiga “LCa” compartió con nosotros su experiencia de seducción con un chico al que digamos “le costaba arrancar”. Uno de esos que parece que sí, pero luego es que no. De los que unos días da señales positivas mostrándole que le gusta, sin embargo, no da el siguiente paso, desaparece, no llama, o muestra poco interés.

“LCa” nos cuenta cómo fueron sus dos “asaltos” con este chico. Lo mejor de ella es cómo se ha tomado todo esto. ¿Las cosas no han ido del todo como esperaba? OK, la vida continua. ¡A disfrutar con otras personas con las que todo surja de manera espontánea, sin esfuerzos!

Gracias “LCa” por compartir tu historia 😉

Carta de LCa (primer asalto)

Estoy intentando seducir a un chico y buscando por la web en busca de consejos me he encontrado con esta página que me ha parecido interesantísima, así que he decidido compartir esta experiencia con todos vosotros (si me permitís que os tutee).

Se trata de un chico que estudia la misma carrera que yo, pero no ha sido hasta este año cuando lo he conocido, porque estaba un curso por encima, pero el último año se ha quedado atrás.

Sigue leyendo

Seducción de este día. Podría seguir siendo buena, pero no quiero

¿Resulta seductor ser “bueno”, demasiado bueno? Sobre este tema, os dejo un texto escrito por las periodistas blogueras MarCleo, que salió publicado ayer en el periódico la Verdad.

Me ha gustado mucho la frase: ¿Quién quiere ser una mosquita muerta, pudiendo convertirme en tu mosca cojonera?

Podría seguir siendo buena pero no quiero (Texto de MarCleo)

Podría ser buena, que sé hacerlo muy requetebién después de tantos años practicando, pero estoy hasta el moño. Podría jurarte amor eterno, que tantas veces he defendido y apoyado, pero me suena tan lejano que de momento lo dejaré en un proyecto de futuro y prestaré atención a vivir solo el presente.

Pues sí señor, podría ser buena, pero no lo voy a ser. De chica buena soy encantadora, pero con el tiempo sería tan predecible que acabaría por volverme sosa, y no quiero vivir con una mochila cagada de aburrimiento y rutina. ¿Quién quiere ser una mosquita muerta, pudiendo convertirme en tu mosca cojonera? Sí, esa que es capaz de aparecer donde menos te lo esperes y hacerte temblar hasta las pestañas.

Sigue leyendo

Seducción amorosa. ¡Qué bueno fue! Comprando unos zapatos

Continúa la cadena de vivencias, ¿te apuntas? 🙂

Hola amigos y amigas. Ayer comprobé, una vez más, lo bueno que es dejar de pensar, y simplemente divertirse. Olvidarse de técnicas y estrategias, y a cambio, disfrutar y dejarse llevar por el momento sin más pretensiones.

Ayer, sábado, fui de compras a uno de los centros comerciales de mi ciudad, pues una amiga se casa pronto y habrá que ir guapo a la boda, ¿no? 😉 Estaba buscando, entre otras cosas, un calzado cómodo, a la par que elegante. Visité varias tiendas y en una de ellas encontré lo que queria, pero se habían agotado los de mi número.

Cuando ya me iba a ir, la dependienta me dijo que quizás podría haber existencias en otra de sus sucursales; llamó por teléfono y hubo suerte, efectivamente tenían de mi número y los reservó para mí, dándole aviso de que iría esa misma tarde.

Me desplacé a la otra tienda, y cuando llegué, vi a la nueva dependienta, y la verdad es que me encantó. Era así pequeñita, muy bonica de cara y se le veía muy viva y despierta. Le avisé de que yo era el que había reservado los zapatos desde la otra tienda:

Sigue leyendo

Seducción amorosa. ¡Qué bueno fue! Me atreví a entrar

Continúa la cadena de vivencias, ¿te apuntas? 🙂

Hace unos dias, nuestro amigo J. Smith nos escribió contandonos cómo fue su experiencia la primera vez que se atrevió a “entrarle” a una desconocida.

Para algunos, esto puede significar algo sin importancia, pero conozco a miles de chicos (y de chicas) que jamás se han atrevido a hacerlo.

Este post va sobre todo para todas esas personas, para que se animen a ello. Cuando lo hagan, ¡verán que nadie se come a nadie, y siempre suceden las cosas mucho mejor de las que uno imagina! 🙂

J. Smith también comprobó, en sus propias carnes, cómo cuando se rompe el hielo hablando con una chica, la siguiente vez es mucho más fácil, y resulta más fluido, tal y como comentamos aquí.

Gracias, J. Smith, por compartir tu historia de “iniciado” en esto de “entrar”. Seguro que muchos chicos y muchas chicas se animan a hacerlo cuando lean tu historia. 🙂

Carta de J. Smith

Hola casanovas!!!

Pues despues de mucho tiempo intentando encontrarme a mi mismo, sabiendo qué me gusta, lo que adoro, lo que me hace vibrar! Os voy a contar lo que sucedió, el viernes!

Sigue leyendo

Seducción amorosa. ¡Qué bueno fue! Academia de baile

Continúa la cadena de vivencias, ¿te apuntas? 🙂

¿Quieres ligar más, quieres seducir más? ¡Anímate y métete a una academia de baile!

Si eres un patoso, o una patosa, y no sabes bailar nada, mucho mejor, allí se encargan de eso, de enseñarte. 😉

Hoy, nos cuenta su experiencia con las clases de salsa nuestra amiga MariposaNegra. Como veréis, bailar, y equivocarse, no puede ser más divertido 🙂 , y cuando uno se divierte, la seducción surge por sí misma. Más abajo cuento una pequeña anécdota que me ocurrió que tiene relación con la experiencia de MariposaNegra.

Gracias, MariposaNegra, por compartir tu historia 😉

Carta de MariposaNegra

Les cuento que he comenzado clases de salsa y la verdad que es muy divertido!

El chico que me gusta está en las clases (es más, él insistió para que fuera) y nos la pasamos muy bien, no sólo aprendemos a bailar sino que nos reimos y divertimos mucho, además de que es una excelente excusa para tener más contacto con esa persona que te atrae !!.

La última clase me maté de risa, era muy cómico que, cuando bailabamos con otros, todos los pasos salian bien, pero cuando bailabamos juntos HACIAMOS DESASTREEE!!! jaja!! (pisotones varios, enredos, choques, no parabamos de reirnos!!) hasta los profes dijeron: cada vez que veo esa pareja, estan haciendo desastreee!! se van a terminar matandoo!! jajajajaa!! son un enredo!!…

Sigue leyendo

Seducción amorosa. ¡Qué bueno fue! Perdido en el metro

Continúa la cadena de vivencias, ¿te apuntas? 🙂

Ayer, nuestra amiga Gatablanca nos trajo una historia real de seducción donde se puede comprobar, como hemos dicho muchas veces, que seducir es increíblemente fácil cuando te encuentras feliz, alegre, y que no necesitas nada más, no necesitas “saber” seducir, ni técnicas, ni consejos. Todo fluye por sí mismo. También, lo vimos aquí.

Gracias, Gatablanca, por compartir tu historia 😉

Carta de Gatablanca

Saludos a todos! quiero compartir una experiencia que tuve la semana pasada, un día que iba contenta porque había sol y buena temperatura (adoro los días soleados!!)

Estaba en una estación del metro, esperando a que llegara el tren cuando se me acercó un chico bastante simpático con cara de estar perdido. Me preguntó por un trasbordo, y de memoria le indiqué uno que me parecía el mejor para él. Entramos. Cada uno se quedó en un extremo del vagón. Entonces me acordé que tenía un plano de metro en el bolso, comprobé si realmente la que le había aconsejado era la mejor conexión, y resultó que había otra que le convenía más, y que, casualmente!!, era la mía.

Sigue leyendo

Seducción amorosa. ¡Qué bueno fue! Cartel en el coche

Apertura 60. Cartel en el coche

Continúa la cadena de vivencias, ¿te apuntas? 🙂

El otro día, una lectora de nuestra Web me envió a mi email una vivencia, una historia buenísima para compartir con todos nosotros. Gracias, Julia, por enviárnosla 😉

Carta de Julia

Lo primero, Violinista, felicitarte por tu gran trabajo 😉 Soy seguidora de la web desde hace mucho tiempo y hoy me he decidido a escribir.

Al leer esta historia, me he acordado de mi amigo Alfonso que es el típico golfo muy ligón; está medio loco, es muy alegre, y tiene mucho éxito con las mujeres.

Un día ibamos en su coche, y vimos que tenía dentro de él un cartel muy grande con su número de teléfono, y ponía “¡LLÁMAME!”. Cuando le preguntamos para qué tenía eso en el coche, nos contó más o menos así:

Sabéis que hago muchos viajes por carretera, conduciendo… Pues hace unos meses, adelanté a un coche donde iba una chica rubia muy guapa, le pité saludando y sonriendo mientras la adelantaba, y ella me devolvió la pitada y la sonrisa. Al ver cómo respondió, bajé la velocidad para que me adelantara, y cuando lo hizo, de nuevo nos sonreimos. La adelantaba, y me dejaba adelantar, así varias veces, como un juego. Incluso al final hasta nos enviábamos besos por el aire en los adelantamientos jaja.

Sigue leyendo