Seducción. Cómo mantener una conversación y no quedarte en blanco. Factor WOW

factor wow

Hace unos días, uno de los chicos que participan en el grupo de Amor y Seducción nos contó una situación que vivió hace un tiempo con una chica. Estaba hablando con ella de manera más o menos fluida mientras bailaban, pero al terminar la música de pronto se quedó sin conversación, no supo qué más decirle, así que se vio obligado a marcharse y dejarlo para otro momento.

Esto que le ocurrió es algo que sucede con bastante frecuencia cuando quieres conocer a alguien que te gusta. En ocasiones, cuesta sacar conversación y que resulte fluida. De modo que hoy voy a presentar un nuevo enfoque al tema de cómo mantener conversaciones de manera espontánea, que va a resultar muy práctico y de mucha utilidad. Vamos a hablar del factor WOW.

¿El qué?

El factor WOW.

¿Qué es el factor WOW?

Imagina que llegas a un hotel y cuando estás en tu habitación te llaman por el telefonillo y te dicen:

Buenos días, señor Martínez, esperamos que su estancia con nosotros sea de su agrado. Le llamamos para informarle de que una de las actividades gratuitas que el hotel ofrece a sus clientes es una degustación de tapas de los mejores restaurantes de la zona, por si quiere usted probar alguna.

También tenemos, a lo largo del día de hoy, una promoción de un masaje, de una duración de media hora, que la lleva a cabo uno de nuestros profesionales del hotel. También es gratuita.

Por último, esta noche está usted invitado a la fiesta que hacemos cada viernes. Estamos seguros de que le encantará.

¡Que tenga usted buena estancia en nuestro hotel¡ ¡Buenos días!”.

Y dirías:

¡Degustación gratuita de tapas de los mejores restaurantes!

¡Un masaje gratis, y una fiesta para esta noche!

¡WOW! ¡Este hotel es maravilloso! ¡Me encanta!

Así es, todos queremos que nos sorprendan, que haya muchos WOWs en nuestra vida, sea en este campo o en cualquier otro, en las relaciones también.

Pues bien, ¿y si aplicaras el factor WOW para tus conversaciones? Seguro que ganarías muchos puntos y se te daría muy bien. 😉

Situándote en la escena de la discoteca, imagina que estás bailando al lado de alguien que quiere conocerte, y que ya has intercambiado unas cuantas palabras con él/ella (como nos contaba nuestro amigo más arriba), y al verte bailando, tratara de inspirarse con alegría y juego en el baile que estás haciendo. Por ejemplo, te dijera:

¡Ey, qué paso más chulo haces! Voy a ver si me sale, pero no te rías de mí cuando lo intente, que yo no soy tan bueno/a como tú, eh! ¡A ver, a ver, cómo haces eso! Primero la pierna izquierda hacia allá y después la pierna derecha se cruza…

Con esa alegría y ganas de aprender de ti ese baile, te gustaría y te agradaría esa persona, ¿verdad? 🙂 Dirías, wow!, esta persona es diferente, me gusta, se sale de lo habitual.

También podría gustarte que te soltara algún piropo divertido, sobre tu manera de bailar o sobre cualquier otra cosa, ¿verdad? Por ejemplo:

¡Mírate, pero si eres el rey (la reina) del baile! Tú no sé qué haces aquí, tenías que estar haciendo películas en Hollywood! ¡Qué maravilla!

O bien, todo lo contrario, que de broma se metiera contigo y por ejemplo te dijera que bailas fatal, y que notaras claramente que está de broma. Que te dijera:

Oye, perdona, no te conozco mucho, me sabe mal decirte esto, pero es mi deber hacerlo. Tengo que decirte que ¡¡bailas horrible!! Te recomiendo que dejes de bailar en este mismo instante. Disimula, pero está todo el mundo mirándote. Deja de bailar disimuladamente, lentamente, de manera natural.
¡Cómo es la gente, de verdad! No es justo que te miren así, porque yo sé que eres buena persona y seguro que tienes otras virtudes, pero el baile no es una de ellas… De corazón te lo digo
😉

O imagina que cuando se acaba la música, esa persona te dice con alegría que es experta en adivinar las profesiones de las personas, y que se apuesta algo contigo a que acierta la tuya. Y además, que comenzara por decirte profesiones disparatadas:

A ver, déjame que te vea bien…, tienes cara de…, ¡inspector de Hacienda!

No, no, espera…, eres…, eres… ¡ya está, lo tengo! ¡Conductor de metro de la línea 5! Es eso, ¿a que sí, a que conduces en la línea 5?

¡Espera, ya lo tengo…, eres vendedor de productos eróticos! ¡Sí, ahora sí, por tu cara y tu reacción me doy cuenta de que he acertado, es esa tu profesión!

Imagina lo divertido que sería que alguien tuviera una conversación tan juguetona contigo, la charla tan animada que se generaría. Seguirías diciendo, wow! me gusta, me asombra este chico o esta chica, me gusta 🙂

O bien, te sacara de manera alegre algún parecido con algún famoso, ¡incluso una mezcla entre varios! Que te dijera algo como:

¿Sabes a quién te pareces? Eres una mezcla de varios actores americanos famosos… Tienes la mirada soñolienta de Keanu Reeves (Matrix), la sonrisa pícara de Ryan Gosling (Diario de Noa), y la masculinidad de Russell Crowe (Gladiator). (O si fueras chica, algo similar, con actrices famosas).

Te halagaría mucho todo eso y te encantaría, sería muy divertido, ¿verdad? 😉

O bien, que en ese ambiente de diversión entre vosotros esa persona te ofreciera conversación sobre alguna de sus pasiones, por si las compartes. Si por ejemplo te dijera:

Por cierto, no te gustará Juego de Tronos, ¿verdad? Es que me he enterado que mañana sale el último capítulo y estoy deseando verlo. ¡Estoy súper enganchado/a! A mí me encanta el personaje de… Jon Nieve, Tywin Lannister, etc. ¿Y a ti?

O bien, su pasión por la música:

¿Por casualidad, te gusta Love of Lesbian? Este fin de semana tocan en el Palacio de los Deportes, estoy deseando verlos. ¡Me encantan! ¡Son impresionantes! ¿Los has escuchado antes?

Incluso en esa misma conversación podría estar bien que derivara en un juego parecido al de antes, el de las profesiones, pero tratando de adivinar tus gustos musicales… Que te dijera:

Tú tienes pinta de gustarte el reggaeton. Ya te veo ahí en las pistas… “♪ ♫ A ella le gusta la gasolina, dame más gasolina ♪ ♫ ”. Di la verdad, es tu estilo, reconócelo, si no pasa nada!

Como ves, hay muchísimas posibilidades de tener conversaciones que se salgan de lo habitual, que sean diferentes, que tengan factor WOW. ¿Te animas a ello? Te recomiendo que sí.

Cuanto más te veas a ti mismo/a siendo esa persona con conversaciones juguetonas, mejor te sentirás, más te divertirás y mejor se te dará seducir y conquistar. 😉

Puedes dejar tus comentarios debajo, o también, si te apetece, unirte al grupo de Amor y Seducción para hablar de todos estos temas y otros relacionados.

* * * * *

a891Si tienes dificultades con alguna chica o chico que te gusta, ya sea a la hora de tener conversaciones, o de conseguir una cita, puedo ayudarte.

 ¿Necesitas apoyo o ayuda profesional a unos precios asequibles que te puedes permitir?

Sesión de 60 min (chat escrito en vivo) – 20€
Sesión de 30 min (chat escrito en vivo) – 12€

Puedes contactar conmigo escribiendo un whatsapp al número: +34-637-662-234, o enviando un email a artedeseduccion@yahoo.es

También te puede ser de mucha ayuda la lectura de mi libro “Psicología y Seducción“.

* * * * *

Te puede interesar leer estos posts relacionados:

¿Es bueno chismorrear para seducir?

Los 5 lenguajes del amor

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.