¿Es bueno ser excesivamente sincero? Seducción. First Dates. Primeras Citas

Hace unos días, comentamos una de las citas del reality “First Dates”, que iba del tema hablar demasiado. Hoy, vamos a comentar otra. En este caso, sobre la sinceridad en las primeras citas.

Antes de nada, vamos a diferenciar entre “ser sincero” y “ser excesivamente sincero“. Una cosa es que en tu primera cita te pregunten, por ejemplo, qué partes de tu físico no te gustan, y se las confieses, si te apetece, y otra totalmente diferente es que, sin preguntártelo, comiences por contarle todos los defectos que ves en ti y en tu vida. ¿Qué necesidad hay? ¿Por qué no esperar a hacerlo más adelante, si así lo deseas, o cuando te pregunten, en el caso de que quieras contestar a esa pregunta?

Si eres de esas personas que te consideras “muy sincera”, te pregunto, ¿te has planteado si no sería mejor continuar con esa sinceridad, pero eligiendo temas positivos, en vez de negativos, o en todo caso, dejarlos para más tarde?

Relacionando este tema con las citas de First Dates, podemos ver un magnífico ejemplo en la cita de Aina y Oliver. Aina comienza a hablarle sobre su propio cuerpo, y le cuenta que había mejorado mucho porque había adelgazado casi 40 kg., (hasta ahí bien) pero, sin Oliver preguntarle nada, ésta le revela que se iba a operar el pecho, porque era “una estafa”, y que usa de relleno calcetines. Y no contenta con eso, sin más, ¡le saca uno de ellos para que lo vea! Él se queda completamente anonadado ante tanta “sinceridad”.

Aina dice que es una chica natural, y que por eso se lo ha enseñado. Pero al hilo de lo que decíamos arriba, la pregunta es, ¿es necesario enseñarle a alguien el calcetín que llevas de relleno en el pecho si no te ha preguntado nada sobre el tema? ¿No habría sido mejor que Aina, por ejemplo, se levantara de la mesa y le enseñara a Oliver lo que sí le gusta de sí misma, como podrían haber sido sus piernas?

Eso sí, a pesar de que Aina decidió comenzar por lo que no le gustaba de ella, y como ya hemos comentado en multitud de ocasiones en esta Web, lo importante NO es lo que digas o lo que hagas, sino cómo lo digas o cómo lo hagas. Aina le cuenta todo esto de su pecho de una manera muy simpática y con mucha frescura. Cuando lo hace, se le ve feliz y contenta, alegre, riendo🙂. Eso hace que todo cambie, que a pesar de ser excesivamente sincera, como lo hace con mucha gracia, Oliver reciba la noticia con agrado. Incluso puede que ganara puntos ante él, no por mostrarle su calcetín, sino por su simpatía al hacerlo🙂

Resumiendo, aunque es cierto que lo importante para conquistar a alguien no es lo que se dice sino cómo se dice, ¿para qué jugársela en una cita contándole a alguien, de primeras, todas las cosas que NO te gustan de ti?

¿Y si, por comenzar por lo negativo, no le das tiempo a conocer todas las cosas que sí te gustan de ti y de tu vida, y ya no surge una segunda cita?

Si alguien se espanta en una primera cita por tu sinceridad, recuerda que NO habrá sido por serle sincero/a, ni siquiera por haberle sido “demasiado” sincero/a, sino por haberle sido negativamente sincero/a, es decir, elegir tu sinceridad para hablarle de algo negativo de ti. La razón de su espantada no será tu sinceridad, sino la elección del tema elegido para serle sincero/a.

* * * * *

Si necesitas ayuda para este tema, o para cualquier otro, puedes usar la Consulta Online. o solicitar una consulta presencial en mi gabinete en Murcia.

Psólogo Murcia

2 pensamientos en “¿Es bueno ser excesivamente sincero? Seducción. First Dates. Primeras Citas

  1. Hola

    El consejo de muchísimas chicas a la hora de seducir a otra mujer es “sé tú mismo”, cosa que, aunque no va desencaminada, siempre me ha hecho gracia. Y es lo que tú resumes bien aquí: no puedes hacerte pasar por otro, pero tampoco contar detalles negativos sobre ti que no vienen a cuento. Creo que esta chica que casi se saca el calcetín debería mostrar algo más de empatía y plantearse qué pensaría ella si, en la primera cita, el chico le dice que su “paquete” es tan grande porque lleva un calcetín en los calzoncillos y que está ahorrando para una operación de alargamiento de pene. Saldría corriendo, ¿verdad? Pues para los hombres, lo mismo, que no somos tan distintos.😀

    Un saludo.

    Juan.

  2. Efectivamente, Juan, esta chica se la jugó con tanta “sinceridad”. Quizás notó que él ya se sentía atraído por ella durante la cena, antes de que le contara eso, y que había buen feeling entre los dos, por eso se vino arriba y decidió contárselo, para que luego no hubiera desengaños. Pensaría, “cuanto antes se lo diga, mejor, antes me quito este peso de encima” (nunca mejor dicho🙂 ).

    Pero igualmente, ¿era necesario sacarse el calcetín en su primera cita, mientras cenaban? jeje. No, no hacía falta, fue un movimiento bastante arriesgado🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s