Seducción con lenguaje de signos

Como hemos dicho en más de una ocasión, para seducir no es necesario usar siempre las palabras, se puede utilizar cualquier otro medio que no sea el hablado.

Hemos visto que se puede seducir a través del cuerpo, por ejemplo, bailando salsa. Se puede seducir regalando algo original, por ejemplo, una rosa de papel. Se puede seducir por medio escrito, por ejemplo, haciendo un cartel. O dibujando, por ejemplo, algo divertido. O, simplemente,  con una mirada.

Hay que tener en cuenta que es tan importante el mensaje que quieras dar a alguien, como el medio de comunicación que elijas para hacerlo. A veces, no se trata tan sólo de escoger la canción correcta, sino de elegir el momento adecuado, y la vía adecuada para que le llegue.

Justo esto es lo que podemos ver en la historia del video de abajo, que nos trajo nuestra amiga Juguetona.

Gracias, Jugue😉

* * * * *

Si quieres leer más post de tu interés, puedes encontrarlos ordenados en la Guía de la Web.

3 pensamientos en “Seducción con lenguaje de signos

  1. Yo he estado sorda muchas veces, Alberto. Y hubiera agradecido muchísimo que algunos chicos hubieran recibido esa ayuda, que a veces necesitamos, para darnos cuenta que no es que los otros no nos valoren, sino que simplemente no pueden escucharnos; y que la hubieran recibido a tiempo, antes que acabaran juzgándome mal.

    Esta página presta gratuitamente esa ayuda. Y para mí es un placer, puede que kármico, jajaja, colaborar siempre que pueda.

    Besitos.

  2. Hola a todos: llegué a esta página buscando respuestas a mi problema existencial y lo voy a contar aquí esperando que sus aportes me puedan ayudar a encontrar la paz mental que necesito.

    Primera cosa a tener en cuenta es que soy latina pero vivo en una ciudad de Suiza, soy casada pero mi esposo es un mueble. La cosa es que hace poco empecé a trabajar en una empresa y tenía que ir a almorzar a un restaurante que está cerca. Allí fuí presa de un seductor, ahora lo reconozco, pero al principio pensé que había sido el destino que me había juntado con mi alma gemela.

    Todo ha sucedido con lenguaje no verbal, solo con la vista, con actitudes y posturas corporales. Yo al principio no sabía qué era lo que me atraía de ese hombre, trataba de observarlo sin que se diera cuenta, para saber qué tenía que me hacía querer mirarlo. Pues debe de haber tenido un poder sobrenatural, porque en el instante que crucé mi mirada con la de él, se produjo un corrientazo que me sobresaltó. Yo empecé a tener alucinaciones eróticas durante todo el día, todos los días y le agregué mis propios deseos e ilusiones. Al cabo de poco más de dos meses, tenía la cabeza enmarañada por los confusos mensajes; ya debía haber hecho contacto conmigo y no lo hacía, se creó entre nosotros una situación de tensión sexual y yo particularmente desarrollé un miedo exacerbado al tenerlo cerca, me sentía particularmente aterrada y en ese contexto no me salía palabra alguna, menos en aleman, que no es mi idioma materno.

    Yo ya sabía que él era casado pero me preguntaba porque no se medía conmigo, yo temblaba como una lechuga y él no tenía temor en su cara cuando me miraba, sino más bien un intenso deseo, no lo disimulaba. Quiero indicar que yo en ningún momento hice algún gesto intencional que indicara que yo aceptaba el coqueteo, únicamente mis reacciones naturales que a él le deben haber indicado que el pollo estaba listo para entrar al horno. Entonces decidí patear el tablero y hacer algo para que esa situación de tensa espera, cambiara, pues ya tenía una ansiedad que no me dejaba ni dormir ni comer. Una Amiga mía se acercó a él y le dió un pepelito con mi dirección de email para que habláramos. El se botó, le dijo a mi amiga que no porque era casado. Ante ese balde de agua fria que yo no me esperaba, solo atiné a irme y nunca más volver por allí. Mi cabeza explotaba y yo no entendía esa contradicción; después leí sobre el placer que le causa a un seductor ese jueguito.

    Lo que a mi me mata es no saber qué ha pasado exactamente, en este punto no se si para él ganó el juego o no. Como no se qué pretendía, no me lo puedo imaginar y por otro lado, me pude dar cuenta de que algunos de sus compañeros estaban coludidos con él para que él se encuentre conmigo cara a cara, y no se con qué fin, ya que una vez que soltó el “soy casado”, cerró la puerta a cualquier cosa.

    Ahora tengo sentimientos encontrados, por un lado quisiera vengarme y por otro lado quiero saber la verdad. Cuando él me miraba yo sentía que era genuino, no puedo creer que no haya habido conexión. Y como esta ciudad es chica, seguro me lo he de encontrar un día y quiero estar preparada para saber como actuar o qué decir.

    Tener en cuenta que los códigos de conducta en cada sociedad son diferentes, yo soy latina y él es aleman. Apreciaría un poco de ayuda que me ayude a tener paz mental.

    Como la gata bajo la lluvia, así me siento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s