Seducción de este día. Quedó con 100 hombres en 100 días

¿Os gustaría encontrar pareja a través de Internet? Pues bien, en este artículo de abajo os dejo los curiosos casos de Twist Phelan y Amy Webb, que se tomaron muy en serio lo de encontrar pareja a través de este medio, y obtuvieron unos resultados bastante peculiares.

Aquí el artículo:

El extraño caso de la dama que quedó con 100 hombres en 100 días (redactado por Karelia Vázquez)

Buscar pareja en Internet en un trabajo a tiempo completo. Hay que dedicarle horas, organizarse y trazar una estrategia clara para conseguir el objetivo (por cierto, hay que tener un objetivo). La única diferencia es que no te pagan por ello, algo que tampoco sucede en algunos trabajos.

La historia de la señora que salió con 100 hombres en 100 días la he encontrado en The Guardian y me reafirma en mi teoría. Aunque pueden leer aquí el original (sostengo que los lectores de este blog son políglotas y cosmopolitas), me permito resumir este extraño caso.

Se llama Twist Phelan, recién divorciada después de un matrimonio de 20 años. “Una novicia en el mercado”, según sus propias palabras. Se mudó a Denver donde no conocía a nadie, solo a su primo Erin que le abrió un perfil en una página de búsqueda de parejas. Ella dice que nunca hace las cosas a medias y que decidió dedicarse al asunto en cuerpo y alma. Así decidió conocer a 100 hombres en 100 días.

Completó su perfil donde se describía como alta y espectacular, y tres días después tenía 1.000 peticiones. Twist lo explica porque es muy fotogénica y escogió una foto muy buena. Digamos que algo tuvo que ver el hecho de ser rubia y alta. Aunque nunca se sabe.

“Descartar a los raros e identificar a los posibles candidatos se convirtió en un trabajo a tiempo completo”, dice. No empezó a salir con ellos de inmediato, sino que estableció “un protocolo estricto: Primero, intercambio de varios correos electrónicos; luego, llamadas por teléfono durante algunas semanas; y solo cuando se aseguraba de que el pretendiente podría ser lo suficientemente interesante, arreglaba una cita.

Siempre en el mismo restaurante. Siempre en la misma mesa. Necesitaba un sitio “familiar” para sentirse cómoda con “un extraño”. Informó a los camareros de su plan y ellos acabaron siendo sus cómplices.

Con 100 candidatos sobre la mesa comprobó lo frecuente que son en su generación nombres como Marks, David y Stephens. Así que organizó una carpeta con las características de cada uno para no confundirlos. “Si alguno llamaba cuando no podía consultar mis datos, intentaba mantener una conversación neutra para evitar errores”.

Llegó a tener hasta tres citas en una noche. Se cambiaba de ropa en su coche para cada una de ellas. “Todas merecían que estuviera fresca y guapa, nunca sabría cuál sería la buena”. Algunos de sus candidatos comentaban que ella apenas comía, pero nuestra chica tenía que cenar tres veces. Los camareros la ayudaban a que nunca hubiera el plato que ella pedía. No le contó a ninguno que competía con otros cien candidatos. “Podrían sentirse parte de una estratagema y yo solo estaba buscando el amor”.

Solo fue a una segunda cita con doce posibles pretendientes y no se acostó con ninguno. Llegó al final de su particular maratón sin que hubiera química en ningún caso.

Celebró una cena con su primo para celebrar la final de su experimento y extrañamente no se sintió derrotada por no haber encontrado el amor. Había conseguido hacer de Denver su casa y había hecho seis buenos amigos.

Como aún no estaba harta de los sitios de buscar pareja en Internet volvió al lugar del crimen y navegando encontró a un tal Jack que “le entró por los ojos” … pero buscaba a una chica morena y bajita. Recordemos que nuestra chica es rubia y alta. No obstante, lo contactó. Se encontraron en una galería de arte.

Según Twist, cuando se conocieron quedó clara la diferencia entre esta cita y todas las anteriores. “Todos los tópicos se cumplieron: No podía dejar de mirar sus ojos azules, hablamos hasta que el bar cerró y nunca he podido recordar de qué … tres años después nos casamos y seis de mis candidatos a pareja vinieron a la boda”.

Fin de la historia (de esta porque hay más y mejor).

Otro caso que confirma mi teoría es el de Amy Webb que convirtió su experiencia de buscar pareja en Internet en una obra de ingeniería que ha terminado siendo el libro Data, A Love Story: How I gamed Online Dating to Meet My Match, publicado en enero en Estados Unidos y que desde aquí exijo a cualquier editorial española que se haga cargo del asunto ya.

Amy es una experta en interpretación de digital data. Después de tres años en Match.com y en Jdate.com (un portal para citas entre judíos) solo conseguía salir con personajes contrarios a los que ella estaba buscando. Entonces decidió poner sus conocimientos de ingeniería en función de su objetivo vital: encontrar pareja.

Amy creó diez perfiles masculinos, los arquetipos de sus chicos ideales, y los subió al portal. Entonces se dedicó a interactuar con las mujeres que se atrevían a pedir citas con estos hombres alfa (coincidentemente, eran las más populares del sitio). Conoció (virtualmente) a 96 mujeres y catalogó su comportamiento, el lenguaje que usaban, el tiempo que tardaban en contestar un mensaje. “Simplemente quería aprender de la competencia”.
Y esto fue lo que descubrió:

Las chicas populares usan un lenguaje aspiracional, algo así como: “Me gustaría viajar …” o “Mi gran ambición es …”. Sus descripciones eran cortas y genéricas y mentían sobre algunas características físicas, la altura por ejemplo. Contrario a lo que podríamos imaginar se quitaban centímetros (conocedoras de que los hombres mienten, diciendo que son más altos).

Sus perfiles están redactados en un tono informal y espontáneo. Amy entendió que el suyo era muy estirado y profesional, casi como un curriculum. “Nunca me había referido a mí como una chica ni había dicho que era divertida”. Así dejó su perfil en 500 palabras que decían lo justo.

Sus galerías tienen entre tres y cinco fotos. Cuando publicaban más de cinco, el interés empezaba a decaer, según el análisis de datos que hizo Amy.

Cuando alguien les envía un mensaje y ellas estaban on line, respondían inmediatamente. Los intercambios por email son muy lentos, tardan entre 23 y 24 horas.

Solo mencionan sus hobbies si no son muy raros. Por ejemplo, Amy es cinturón negro de Aikido, y esto solo le trajo problemas y bromas de mal gusto en la primera cita.

Casi nunca mencionan su trabajo, especialmente si tenían una carrera profesional sorprendente. Según las investigaciones de Amy, los hombres con carreras de éxito no se sentían atraídos por posibles competidoras.

Las mujeres con pelo rizado no tienen mucho éxito. Amy lo tiene negro y muy rizado. “No lo puedo explicar, no hay razones, yo solo menciono datos, y la mayoría de los hombres prefieren mujeres con el pelo largo y liso”. Así es Amy:

Su consejo para las que lo tienen rizado es que hagan la prueba de colgar una foto en su perfil con el pelo liso.

Con estos datos, Amy Webb creó para ella un superperfil, que consiguió a la primera más de 60 flechazos de parejas potenciales que se parecían más a los hombres que ella buscaba. Entre ellos un judío que a ella le pareció inteligente y divertido y que ha sido hasta hoy su última cita.

Moraleja: Buscar pareja en Internet (si va en serio) requiere tesón, estrategia, inteligencia y el empleo de una jornada laboral completa. Si es lo que quiere, no improvise y póngase a trabajar. Y si le da pereza -algo muy comprensible viendo el trabajo que supone, siga en manos de la casualidad pero no se queje de su suerte en el amor.

PD. Por el momento, no disponemos de datos para los lectores masculinos de este blog, pero estamos en ello. Paciencia.

(Fuente del artículo original, aquí)

* * * * *

Si quieres leer más post de tu interés, puedes encontrarlos ordenados en la Guía de la Web.

9 pensamientos en “Seducción de este día. Quedó con 100 hombres en 100 días

  1. Wow. Esto demuestra que encontrar pareja por internet no es tan fácil como las webs lo venden, ¡hay que currárselo!

  2. Hola

    Lo único es que estos métodos sólo son aplicables a las mujeres. Un hombre que ponga un perfil en una página de esta clase no conseguirá 1000 propuestas en 3 días ni de broma. Podrá considerarse afortunado si recibe un par al año. En cambio, la mayoría de las chicas se verán bombardeadas por propuestas. No tantas, pero sí varias al día.

    Un reflejo de la vida real. Fuera de Internet es lo mismo.

    Un saludo.

    Juan.

  3. En la vida real las cosas han cambiado tanto, sin que lo advirtamos…
    El otro día, mientras tomaba café en casa una amiga, sube su hija y le pregunta muy apurada:

    – Mami, cuando una persona abusa sexualmente de otra, ¿quién se embaraza, la de arriba, ó la de abajo?

    – La de abajo… normalmente, cariño.

    – ¡Pó entonces me parece que he dejao embarazao al hijo del portero!

    –😯

    jejeje, vale, es un chiste, peeeroooo, que si ponemos a un tío atractivo, y a mí, en una de esas páginas, creo ¡¡que te sorprenderías de los resultados, Juán!!

    Besitos.

  4. Hola Juguetona

    ¡Cuánto tiempo hacía que no intercambiábamos comentarios! Me alegro de recuperar la costumbre.

    Si pusiéramos a un hombre muy atractivo en una de esas páginas, lograría bastantes visitas al día (las mujeres sólo miran el interior, je je je je). No sé lo guapa que eres tú😀, pero si ponemos la foto de una chica muy normalita, recibiría unas 5-10 visitas o comentarios diarios. Y te lo digo porque son las que recibía una amiga mía muy, pero que muy normalita.

    Aunque sea cierto que yo no muevo mucho esas redes, esto es, ni comento apenas ni renuevo el perfil, en varios años de usar varias de esas redes, las “propuestas que he recibido creo que han sido unas diez. Una de una chica que se mostró interesada hasta que vio mi foto; entonces, desapareció. Para otra era un hombre maravilloso hasta que le propuse tener una cita. Cuatro o cinco eran “scammers” (estafadoras, de esas que dicen que quieren venir a verte y te piden dinero para el avión) y tres o cuatro prostitutas. Esas prostitutas te entran como amigas y luego te dicen cuanto cobran (una me hacía descuento si le mandaba SMS).

    Yo no me enfado por estas cosas, pero no voy a dejar de pensar que para las mujeres “ligar” por Internet funciona y para los hombres no.

    Aparte, está el hecho de que el 90% de las mujeres que entran en esos sitios, lo único que buscan es que la gente le vote las fotos y le mande muchos piropos. Es bastante obvio que una chica guapa o normalita no necesita meterse en Internet para “ligar”, así que no van allí a eso. Si cae alguno guapísimo o interesantísimo puede que se animen a quedar, pero no es su objetivo.

    Exactamente igual que en una discoteca. Igual, igual😉

    Un saludo muy alegre (por volver a intercambiar comentarios)😀

    Juan.

  5. Hola, Juán! Yo también me alegro.😉

    Pá no enrollarme, a ver si me sale exponerte de forma sintética varios puntos donde no coincidimos en la percepción que ambos tenemos:

    a) Una chica normalita. (lo que para tí es normalita, para otros puede ser muy bonita, ó muy sexy, morbosa, ó muy atractiva)

    b) No soy fea. Sin embargo en las discotecas ellos siempre entraban a otras, aún siendo muchas de ellas tan normalitas como yo. Su imagen (expresión, gestos…) transmitían un sexappeal, que yo no; y casualmente a la mayoría de chicos, eso les resulta más atractivo, que la belleza en sí misma.

    c) Las chicas no es que nos fijamos muchísimo en el exterior, es que nos sentimos irremediablemente atraidas por el físico y lo que nos tranmite, ¡aunque nos de corajeee!

    d) En las discotecas, el 90% de las chicas van a ligar, exactamente igual que los chicos.

    E) Ahora y siempre, el que se siente más completo, y por ello con menos necesidad de encontrar pareja (sea hombre ó mujer) es el que menos entradas realiza, y, creéme que si algo ha cambiado es la preparación de los hombres y el cuidado y la dedicación que prestan a su imagen. Y ahora, en proporción, yo creo que están bastante equiparados con las mujeres, en la cuestión de realizar entradas, ó esperar a ser seducidos.

    Y lo último:

    Actualmente algo ha cambiado dentro de mí, de forma positiva, que debe reflejarse en el exterior, porque últimamenteeeee… ¡No veas las entradas tan inolvidables que están haciendo los hombres en mi vidaaa! Y estoy enamoradísima de uno, que jamás, de los jamases, se me habría apetecido a mí entrarle y seducirle 😉

    Besitos.

  6. Hola Juguetona

    Pues paso a responder, que se me acumula el trabajo. Primero, en lo que estamos de acuerdo:

    a) Cierto. Cuando hablo de “normalita” es ese tipo de chicas que no destacan inmediatamente cuando las mira cualquiera. Son chicas que gustan a algunos y a otros ni sí ni no.

    b) La actitud y los gestos son vitales, cierto.

    c) Eso no tiene nada de malo. Lo que no soporto es que no lo reconozcan y, además, critiquen a los demás porque no miran el interior. Tú ya me entiendes.

    e) Los chicos que más ligan son los que menos entran: les entran a ellos.

    Y la discrepancia:

    d) Por mi experiencia, nada de eso. O acepto que las mujeres, en su gran mayoría, no van a las discotecas a ligar, o me temo que tendría que aceptar que esa gran mayoría son unas mentirosas. He visto debates en Internet acerca de la necesidad de multar o condenar a trabajos sociales al hombre que le dedique piropos a una chica. Hay mujeres que sufren, según ellas, “agresiones visuales” (esto es, que las miran) y eso justifica la creación de gimnasios sólo para mujeres, donde puedan estar a gusto sin que se las intenten ligar o que las miren. Si no fuera ilegal en España, por causa de las leyes que rigen los derechos de admisión, habría multitud de discotecas sólo para mujeres, donde las chicas, según sus propias palabras, podrían estar hablando con sus amigas sin tener que aguantar que vinieran tipos a darles conversación. Todo esto que te digo son ejemplos reales, cosas que he leído en diferentes foros y revistas. La de quejas que he oído acerca de lo mal que les sienta a las chicas que estén en un bar de copas, hablando entre ellas y bailando entre ellas, y venga un tipo a sacarlas a bailar… O que no paren de entrarles.

    Había una bitácora que gestionaba un hombre que, en mi opinión, era un pelín paranoico con este tema de las relaciones. Pero tenía una entrada interesante sobre el asunto de las mujeres y la ropa. Si tú le preguntas a una chica que por qué se pone un escotazo y se arregla para irse de copas, su respuesta típica es: “para sentirme bien”. Decía este hombre que eso es absurdo; en tal caso, por ejemplo, cuando fueras a visitar a una amiga que, la pobre, tiene una gripe tremenda, a su casa, cuando la muchacha te abriera la puerta te la encontrarías bien peinada, maquillada, con su traje de noche y escotazo y zapatos de tacón alto. Es lógico: si se visten así “para sentirse bien”, deberían estar siempre vestidas de esa guisa: nadie quiere “sentirse mal”, ¿no?

    Este bloguero daba varias razones para que las chicas se pongan guapas. No recuerdo todas. Lo que sí destacaba el hombre, con toda razón, es que si una chica se viste provocativa “no está caliente, no quiere sexo”. La primera razón que daba era marcar su “status” con respecto a sus amigas. Como decía un viejo dicho: “las mujeres no se visten para gustar a los hombres, sino para deslumbrarse unas a otras”. La segunda razón era para dar el mensaje de que “soy mucha mujer para ti”, de ahí que cuando a una chica bien arreglada se le acerca un hombre feo, se ponga hecha una fiera, porque si se ha puesto guapa es para insinuarles a los hombres feos que ni se acerquen. La tercera razón era que se visten así para gustar a un hombre en concreto: el portero de la discoteca, el camarero simpático y “cachas”, el nuevo amigo que se han echado, etc… Se visten para gustar a un hombre en concreto, no a los demás.

    Podrá acertar o no (aunque eso de que vestirse provocativa no implica que esté pidiendo marcha me parece muy sabio), pero estas reflexiones son curiosas.

    Un saludo🙂

    Juan.

    PS: Me alegro de que te entren tanto y tan bien. Puede ser que tu estado de ánimo actual sea lo que atraiga a personas que merezcan la pena🙂

  7. Juán, a ver… No es que vayan a ligar específicamente, pero sí cuentan con esa posibilidad, y por lo general, con la secreta esperanza que les salga un ligue de ensueño, por mú enamorá que estés, ó desengañá, ó más pretendientes que tengas; cuando decides ir a una disco, definitivamente vas abierta al ligue, y a tod@s nos gusta gustar. La mayoría de quienes no lo reconozcan, mienten.

    Lo cual no significa, que estemos obligadas a bailar, ó tomar una copa, ó que nos agrade, ó a aceptar toda proposición que se nos haga… Y no deja de ser un derecho, que se nos respete si no deseamos que insistan, y que no nos dejen disfrutar en paz, con otras personas, ó solas.

    Pero cuando sólo quiero bailar y charlas con mis amigas, a nuestro aire, la liamos parda en casa de alguna, ó algún local privado, pues tampoco nos apetece ser observadas por otras chicas. Así que no le veo negocio a ese tipo de locales sólo chicas, a menos que vaya enfocado para chicas no heterosexuales, y para ofrecerles justamente más facilidad de ligar, que en discotecas para público de todo tipo de opciones sexuales… Porque a las discotecas, se va fundamentalmente para socializar, bailar y conocer gente nueva, en mi opinión.

    Escotes y ropa:

    Yo usualmente llevo escote. Para ir al hospital a cuidar a mi madre, ¡también! Y en casa, mi ropa de zafarrancho, para faenar solita en casa, ¡lleva escote también!

    Pá una ¡Una! cosa bonita de mi físico, que viene de serie así de bonita!! Que no tengo que maquillar, ni mejorar, ni ocultar… Luzco, una parte, pelín más que discreta, encantada, para mi satisfacción y ¡para compartirlaaaa con tooodooo el mundo! Quizás, si Dios me hubiese dado gran número de atributos así de bonitos, seguramente no daría relevancia a ninguno, pero como no es el caso… ¿Es difícil de entender que el orgullo me mueva a mostrarlo contenta de poseer algo digno de ver en mi opinión?😯

    Cuando elijo mi ropa, la elijo, dentro de mi gusto, procurando que resulte adecuada para tooodooo el mundo, según la ocasión, el lugar, etc; jamás me visto para una sola persona. Para una sola persona elijo cómo, cuándo, y hasta dónde ¡me desvisto! 😉

    Tan simple como eso… Y así entiendo que le pasa a todo el mundo… Lo demás, me parece leyendas urbanas… Pero bueno… Es sólo mi percepción.

    Besitos.

    Jugue.

  8. Aahhh!! Y los feos que yo conozco… ¡Enseguíiiia se van a cortar ante una chica de bandera!! Uffff… al contrario ¡les crecen las alas! jajajaja.

  9. ¡saludos desde México! Nuevamente felicito al violinista, ¡que bárbaro derrochas excelentes aportaciones!, todo lo que publicas es realmente de valor agregado… (no creo que sepas quien soy, debido a que las tres veces que he comentado en este blog cada uno lo he echo con diferente nickname)
    No se si me explique pero les voy a contar, que la mujer que quedo con 100 hombres, me recordó a una amiga, la cual utilizo una estrategia similar.
    Número 1. se plateo un objetivo (divertirse sanamente),
    Número 2 Uso el mismo protocolo de primero conocerse bien por teléfono y otros medios para luego quedar…
    Por otra parte, a diferencia de Amy, en el aspecto de las fotos, mi amiga solo subió una foto donde únicamente mostraba su cara (Esto lo hizo con la finalidad de crear misterio en los pretendientes y darles pie a la imaginación “¿como sera su cuerpo?”) además eligió una foto donde se veía sencilla, es decir mujer de 6.5, aunque ella es de 8 (“objetivo” para cuando se citaran impactara con su belleza, pues no esperaban una chica de 8 ¿verdad?, y hooo si, efectivamente resulto, puesto que todos le dijeron lo mismo, que se veia mas hermosa en persona) esto ocurrió hace unos 5 años atrás, cuando todavía no era común tener webcam…

    abrazos!! atte. Nina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s