Seduccion hacia la salud. Osho. Observa tu pregunta y estate en silencio

Hoy, os dejo de nuevo un texto de Osho que coincide, una vez más, con el enfoque que defiendo sobre la seducción y la vida en general. Menos mente y más corazón, menos analizar y más vivir.

Como publico bastantes textos de Osho, quizás alguno/a creerá que soy un fiel defensor de él, y que todo lo que diga, yo digo amén. Más bien es al contrario. Se podría decir que él es un defensor de lo que yo ya he experimentado en mis propias carnes, sólo que lo escribió por adelantado, hace muchos años, y lo explica mucho mejor que yo. De ahí que lo publique en la Web, cada vez que coincide con mi experiencia.

En este caso, el texto de abajo, tiene una completa relación con lo que publicamos en 2010, en este post.

Me encanta la historia que cuenta Osho al final, la del niño que pregunta por qué los árboles son verdes.🙂

Aquí el texto.

Texto de Osho. Siempre que surja una pregunta en ti, estate en silencio y observa

“No te tomes ningún problema, ningún asunto en serio. Si lo haces, los conviertes en importantes y te obligas a buscar la solución. Siempre que surja una pregunta en ti, estate en silencio y observa el surgir de la pregunta. Observa cómo se va condensando, observa cómo se va aclarando; pero sigue observando. Te sorprenderá que mientras estás observando sin implicarte, empieza a evaporarse. Pronto, sólo queda un profundo silencio tras ella, ¡y este silencio es la respuesta!

Pero ¿qué hace la gente? Surge una pregunta en sus mentes; y hay miles de preguntas; necesitarías millones de vidas para encontrar las respuestas a todas ellas. Y, aún así, seguirías siendo ignorante, ilustradamente ignorante. Y la pregunta hace que empieces a preguntar a otros… quizá otro sepa la respuesta; eso te convierte en un mendigo. El conocimiento que tomas de los otros es prestado; no te servirá absolutamente de nada.

Hay una cosa, sólo una, que ayuda.

Observa la pregunta y no te dejes arrastrar en ninguna dirección. Estate en silencio y observa la pregunta y lo que ocurre. Viene y se va; ninguna pregunta se queda. Es como una firma en el agua: no has acabado de escribirla y ya ha desaparecido.

La meditación es el arte de hacer que tus preguntas desaparezcan, no de aportarte ninguna respuesta… La meditación te dejará en un espacio en el que no existen preguntas ni respuestas, sino sólo una pureza, una simplicidad; el mismo que sentiste al nacer. Estabas vivo pero no había preguntas. Estabas completamente maravillado. Tus ojos brillaban por la visión de pequeñas cosas.

En una sociedad correcta -que yo sigo esperando sin esperanza- la inocencia de un niño no sería destruida. Y cuando disponemos de una inocencia casi oceánica a nuestro alrededor; su belleza y su experiencia son tan tremendas y tan fuertes que ¿a quién le importan las estúpidas preguntas? De hecho, nunca surgen.

Me viene a la memoria D.H. Lawrence, un hombre de este siglo a quien he amado mucho… Una mañana iba paseando por un jardín con un niño pequeño, y el niño le preguntó: “Tío, ¿por qué son verdes los árboles?”…
Cualquier otra persona ilustrada habría dicho al niño que los árboles son verdes por una determinada sustancia química, la clorofila.

Quizá por un instante, el niño se habría quedado en silencio: clorofila… Pero, tarde o temprano, las preguntas han de surgir: “¿Por qué tienen clorofila todos los árboles? ¿De dónde la sacan? ¿Qué sentido tiene que todos los árboles estén llenos de clorofila…?”.

Pero D.H. Lawrence vio la inocencia en los ojos del niño y dijo: “Hijo mío, los árboles son sencillamente verdes”. Y el niño se sintió muy feliz. Los árboles son verdes porque son verdes; no hay problema, y el niño pequeño lo entendió…

Pero según va creciendo el hombre y le van llenando con todo tipo de conocimiento e información con la excusa de estar educándolo, con la excusa de estar civilizándolo y cultivándolo, destruimos una inocencia de una extraordinaria belleza…”

* * * * *

Si quieres leer más post de tu interés, puedes encontrarlos ordenados en la Guía de la Web.

23 pensamientos en “Seduccion hacia la salud. Osho. Observa tu pregunta y estate en silencio

  1. Para mí está claro; el niño, ¡pregunta por qués incansablemente! Tiene una curiosidad innata, entusiasmo por aprender y esperanzas en la sociedad. El viejo no.
    Yo, soy zombi también, y prefiero los hombres que mantiene vivas las esperanzas, los anhelos, y esa curiosidad y deseos de aprender, y que ante las cosas que ocurren dentro y fuera de sí mismo, no se queda como una vaca viendo pasar el tren.

    Jugue.😉

  2. Me alegro de que digas eso, Osho dice algo parecido sobre la pasión por la aventura y el aprendizaje más vivencial (menos intelectual). ¡Es la antivaca! jeje. No teoriza sobre el tren, ¡SE MONTA EN ÉL!

    Extracto de Osho

    La mente desea evitar los errores, mientras que la vida no desea evitarlos sino experimentarlos para aprender mucho más, porque aprendemos solamente por ensayo y error. Si dejamos de cometer errores, también dejamos de aprender.

    La experiencia me ha enseñado que las personas que dejan de aprender se vuelven neuróticas. La neurosis es una especie de ausencia de aprendizaje. La persona teme aprender más, de manera que continúa trasegando por el mismo camino trillado. Aunque pueda sentir cansancio y aburrimiento, continúa con la misma rutina porque se ha acostumbrado a ella y le es familiar y conocida…”

  3. Seria algo así como, si quieres aprender de vinos, cata muchos vinos y déjate los libros, porque eso NO son los vinos, son sólo palabras sobre vinos😉

  4. Y en seducción, igual. Si quieres saber de mujeres, pasate el tiempo con todo tipo de mujeres, y deja de hacer preguntas intelectualoides, ¡EXPERIMENTA!, deja de hacer preguntas, y VIVE CON ELLAS. A eso se refiere Osho😉

  5. “Si quieres saber de mujeres, pasate el tiempo con todo tipo de mujeres”

    ¿Sólo así, y solamente con eso, se llega a saber de mujeres?

    ¿Sólo con beber muchos vinos ya se sabe de vinos? Es más… ¿No hay que aprender a catar vinos?

    ¿solamente por ensayo y error se puede aprender? ¿No se puede aprender nada en los libros?

    Yo opino que no.

    Tolstoi opinaba, desde su experiencia:

    “El que ha conocido sólo a su mujer y la ha amado, sabe más de mujeres que el que ha conocido mil sin amar a ninguna.”

    Yo aprendí mucho de vinos buscando respuestas en un amigo somelier, que me explicó, por ejemplo, la importancia que las botellas sean descorchadas en un momento óptimo de consumo, o a lo sumo en el período en que el vino está creciendo, pero no una vez que ha comenzado su decadencia. Ó que no es lo mismo beber vino, que catar vino; ó que la cata es un estudio del vino, un momento laboral – profesional, en el que el vino no se ingiere, sino que se escupe después de catarlo; en cambio beber vino es un momento lúdico, ó a la sumo alimenticio.

    Claro que también aprendo catando vinos… Y claro que cuando bebo vino, solo disfruto del vino… Mucho más que antes de estudiar un poco sobre aspectos del vino y su naturaleza viva y cambiante, como del trato que debía darle para obtener de él, un placer mayor, que ignoraba fuera posible.

    Y luego que no creo, que sea indispensable cometer errores para aprender, aunque sí que de los errores se pueda aprender, y que siempre hay personas que no aprenden por más errores que experimenten, y que me parece un error negarse a preguntar a alguien que nos pueda explicar y enseñar cosas, que sin la ayuda de sus conocimientos, nunca aprenderíamos por nosotros mismos; lo mismo que no me cabe duda, se puede aprender mucho leyendo libros.

    No digo que solamente se pueda aprender leyendo, ni solamente haciendo preguntas intelectualoides; pero sí que creo que no me convierte en mendigo buscar en otras personas ese conocimiento, y que es mejor preguntar lo que no se entiende, que quedarse callado, contemplando cómo las preguntas vienen y van, hasta regresarnos a un estado donde no existan ni preguntas ni respuestas, hasta reducirnos a la misma simplicidad del momento de nacer…

    Ya te digo, que me seduce más un tío que me pregunte entusiasmado y sin vergüenza, lo que no sepa, y encima experimente fascinación por lo que yo pueda enseñarle… Cuestión de gustos…

    Y por último… Me pregunto (sin poder evitarlo ji )

    ¿Para qué nos hablaba y escribía Osho, sino para compartir sus conocimientos y sus opiniones y enseñarnos cómo debemos actuar ante tal, ó cual circunstancia, de forma, según él correcta?😯

    Como siempre, perdón por el tocho, y aunque no esté capacitada para aseguraros cómo, si leyendo, pensando, preguntando, estando con vari@s chic@s, ó solo con un@ (diferente, ó el mismo de siempre) ó combinandolo todo, jajaja… os deseo ¡Que disfrutéis de un magnífico finde haciendo lo que más os plazca! 😉

    Bsts.

    Jugue.

  6. Estuve viendo una peli de dibujos animados con unos niños, sus padres y mi señó. En la peli un tornado se lleva unas casas a pasear por el aire, y cuando cesa la fuerza bruta, las casas acaban en el suelo. Hasta ahí todo coherente.

    De repente se escucha una vocecita pequeña, de uno de los niños que tiene dos añitos, preguntando: ¿po qué la casa cae po el tejado?

    ¿Sabéis que nadie supo cómo responder a esa pregunta?

    Yo increpé divertidisima a mi señó: amos, genio, respóndele.

    Pero el niño ya había pasado a otra tanda de preguntas.

    El padre nos explicó que estaba en una etapa muy complicada, porque era el momento en el que las cosas empezaban a fijarse para él. Y necesita de coherencia y explicaciones. Decirle: “por que es así” nunca es una opción. Así solo desmotivas una curiosidad creciente. Eso solo lo entienden los adultos.

    En su lugar, hay que ser gallego: – ¿Y tú porqué crees que puede ser?

    Y el niño, por lo general, explica por lo que cree que es. ¿Puede estar equivocado?

    Normalmente es el enfoque que tu das el que tienes presente, y el que va a guiar al niño. Hay que preguntarse, ¿hasta qué nivel puede estar incurriendo en error?

    Porque los sistemas de creencias tienen una lógica interna. No es que “todo” sea posible. Depende desde donde partas para comprender las conclusiones a las que llegas.

    Por ejemplo, nosotros no volamos, pero otros animales sí. El niño lo ha observado. Entonces, si el niño cree que es un pájaro, ¿nosotros podemos decirle que no puede volar? ¿Qué no es cierto ahí? ¿nuestras conclusiones o las suyas?

    Ambas son correctas, pero una parte de una premisa fantasiosa. La otra de la propia conservación.

    Es más, los niños vuelan en sueños. Incluso sin ser otros animales.

    Es cierto que no puede solo creer, sino además tiene que razonar, que volar no es una opción para él. Es un juego. Sea el animal que sea, o aunque no comprenda que lo que está viviendo es diferente de lo que vive en los sueños. Porque, a razón de su salud, no debería tirarse por la ventana de un quinto para experimentarlo.😀

    ¿Cómo razonarlo?

    Jugando a ser muchas cosas diferentes, y dejarle decidir si le apetece ser más una persona (que tiene ventajas) más que un elefante, un zorro o una trucha.

  7. No solo aprendemos por ensayo y error. También existen los incentivos, la imitación, el miedo…

    Y a tenor de la metáfora:

    Pues yo le pregunté a mi señó porque la roca tenía cierto color y no otro, cuando podía tener cualquier color, y me respondió que era porque del espectro electromagnético, el color que ostentaba la piedra era el que no era absorbido. Era el que expulsaba, el que repelía.🙂

    También le pregunté lo de la clorofila, con el mismo sentido. “Ya, entiendo que cierta sustancia proporcione el color verde, tomando en cuenta que sea el que vemos por el cromatismo de nuestros ojos, pero… ¿por qué precisamente ese? ¿qué está sucediendo?”.😛

    La explicación trasciende de lo particular a lo general. De “esta planta expulsa el color verde” a “los colores que ostentan las cosas participan de la regla en la que expulsan ese color particular y es el que observamos”

    Es la leche de chulo. Cuando me lo dijo me hizo ilusión y tó.😀

    – Anda, así que nosotros somos así, sonrosaditos, porque nos cogemos todos los colores, como una aspiradora funcionando, excepto los que no caben por el hueco de ella.

    Y luego vino la pregunta de: ¿y las cosas pueden dejar de repeler un color y pasar a repeler otro completamente diferente?

    Claro que sí. Por ejemplo, mezclando amarillo con azul no da ni verde ni amarillo por fases, sino verde. Pero si haces un experimento con leche, colorante, y jabón, resulta que cada vez que se rompen las micelas y se vuelven a formar, los colores sí que cambian por fases (o sea, mucho más rápido que en el primer caso), porque las micelas atrapan parte de ese colorante caprichosamente, y lo vuelven a soltar.

    Es como si la naturaleza secuestrase todos los colores de formas diferentes, y solo uno entre esos colores tuviese el valor de escaparse.

    Y entonces se me ocurrió que si nos reflejábamos en los espejos era porque ese espejo repelía todos los colores.excepto los que se veían.😀😀

    Todo se unió a una pregunta que le hice a mi madre hace ya siete años de cómo funcionaba una cámara, porque no entendía cómo podía hacerse una copia muy parecida de lo que estaba siendo fotografiado. De repente quedó la mar de claro: la lente absorbe toda la gama de colores que hay excepto el que no está secuestrado. Funciona como un espejo. Las cámaras funcionan como espejos. Increible.🙂

  8. Juguetona, en realidad, Osho confesó un día que el único motivo de sus palabras era poder hacer pausas entre ellas para que la mente entrara en el silencio y asi poder experimentar LA VERDAD (con mayúsculas).

    Osho sólo nos avisa del peligro de la OBSESIÓN por los porqués, que es muy fácil caer en ella😉

    Voy a resumir lo que quiero decir de manera esquemática (NO ES LITERAL, son ejemplos aproximativos)

    1) Hacer un par de preguntas sobre algo (por gusto) = SANA CURIOSIDAD

    2) Hacer 5 preguntas sobre el mismo tema = ganas de INVESTIGAR

    3) Hacer 10 preguntas sobre el mismo tema = necesidad de CONTROLAR (PORQUE-ITIS)

    4) Hacer 15 preguntas o más sobre el mismo tema = OBSESIÓN, LOCURA

  9. Alicia, ME ENCANTA tu planteamiento de aprendizaje para los niños, que sean ellos los que encuentren su propia verdad, EXPERIMENTANDO, SIENDO (por ejemplo) diferentes animales, mirando dentro de sí mismos. Reconociendo su propia MAESTRÍA..

    De ahí que Lao-Tze (uno de los sabios más reconocidos) defendia que todo el saber (importante) estaba dentro de nosotros mismos:

    Confieso que no hay nada que enseñar: ni religión, ni ciencia ni cuerpo de informaciones, más que regresar a tu mente, al Tao

  10. Por cierto, el niño no habría preguntado por “el sentido” de la clorofila, sino más bien por lo siguiente:

    ¿la clorofila es grande o pequeña? ¿cuantas letras tiene? ¿se come? y las mesas, si vienen de los árboles, y los árboles tienen clorofila, ¿por qué no son todas verdes? ¿y si cortas un árbol, se vacía de clorofila? ¿quién llenó los árboles de clorofila? Y si borramos la clorofila, ¿el árbol de que color sería?

  11. Jo. No pretendía mostrar eso. No sería obsesivo, ni preocupante. No cae en los “porqués” reiterativos.

    Se supone que a cada pregunta le surgen otras.

    Y que el niño tiene la pretensión de experimentar, y las preguntas están dirigidas más a lo práctico que a otra cosa.

    Se pregunta por las formas, por lo que le dicen los sentidos, cómo se puede utilizar, cuanto se puede estirar, si se parece a algo conocido, si tiene propiedades que se repiten o por el contrario varía, si se puede interactuar con ello, y además cuanto, y cómo cambiará. Y si él también puede ser como lo observado, y puede hacer la misma investigación con él. Es una expectativa continua. Le ayuda a comprender lo desconocido, reducir la incertidumbre, y estimular la sensación de novedad por otras cuestiones.

    Así conoce.

  12. Alicia, ves, ese es un buen ejemplo de cómo se va pasando de la curiosidad a algo más.😉

    Curiosidad — Investigación — Preocupación — Obsesión

    ¡Anda, con las iniciales sale CIPO! jeje. ¡Cómo suena! Ya me veo diciendo:

    ¡Ey, no preguntes demasiado, cuidado con el CIPO!

  13. Por experiencia, Violinista, deviene de lo que aceptes de una cuestión la satisfacción que obtengas de la respuesta.

    Si H.Lawrence me hubiese respondido ese “porque es así”, a la pregunta que le hice a mi señor, aún seguiría obsesionada con el asunto. Pero mi señor respondió adecuadamente a la pregunta, sabía lo que me iba a satisfacer el ánimo, respondió con el proceso, y todo quedó en un “es genial, no pregunto más por lo mismo”

    A veces el otro no comprende POR lo que uno pregunta. No entiende de qué TIPO de incertidumbre estás hablando, y no sabe responder con lo que necesitas.

    Las preguntas tienen una forma de hacerse, muchas de responderse, y una de producir satisfacción.

  14. ¡Ey, has añadido una palabra que me gusta! “Incertidumbre” jeje. Asi que el C.I.P.O. quedaría así, ¡me gusta más! Gracias por ayudarme sin querer jeje😉

    Curiosidad — Incertidumbre — Preocupación — Obsesión

  15. Eeeeyyy!! Esa secuencia no se da siempre…

    Curiosidad, investigación, conocimiento ¡gusto-amor-pasión! Me parece tan difícil no amar, aunque sea un poco, lo que se conoce bien…

    La curiosidad es algo muy hermoso; los misterios no siempre ni a todos provocan preocupación y obsesión, ¡a mucha gente nos seduce!

    Y desde luego no creo que ni la curiosidad, ni la investigación son las que conducen a la obsesión… ¡eso seguro!

    Serán las prohibiciones, será el miedo que nos puedan inculcar por estudiar, conocer e investigar, como hacía la Iglesia antiguamente… Serán otros muchos motivos que llevan a la preocupación y la obsesión… Pero no la curiosidad ni el gusto por la investigación … Amos… No lo creo…

  16. No he dicho que se dé siempre la secuencia, sino que ¡CUIDADO en qué escalón del CIPO se esté! jeje, que es muy fácil pasar de uno a otro.😉

  17. Hombre, claro… Pensar-opinar-pelear- morir. No digo que pensar y opinar libremente te provoque la muerte, ¡pero cuidado! que es muy fácil pasar a la pelea y la muerte, jajaja… Yo creo que no se le debería inculcar a un niño esa precaución con su curiosidad y sus incertidumbres… Pero hace 55 grados de calor ahora mismo, y el tema no es nada refrescante, jajaja… Se us dejo, para pensar cómo aliviar este cuerpo serrano del fuegoooo que lo abrasaaaaa,!!! 😉

  18. Espero que esa chica sea científica o inventora, pa que te sea imposible dar con una respuesta satisfactoria.😀

  19. juguetona, buen ejemplo:

    Pensar — Opinar — Debatir — Discutir — Insultar — Agredir

    P.O.D.D.I.A. jajaj, suena bien también PODDÍA

    ¡ME GUSTA!😉

  20. Alicia, si la respuesta la tiene que dar ella, mi pregunta CIPO es tipo test jeje😉

    Perdona, ¿en qué escalón del CIPO estás en tu pregunta?

    A) Curiosidad

    B) Intertidumbre

    C) Preocupación

    D) Obsesión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s