Seducción amorosa. Qué bueno fue. Miradas en la biblioteca

Continúa la cadena de vivencias, ¿te apuntas? :)

Nuestro amigo Redsirious reapareció hace poco en la Web con ganas de compartir nuevas vivencias. Hasta tal punto que me ofreció la posibilidad de elegir entre estas palabras  “Pasión”, “Sorpresa” y “Admiración”, cada una relacionada con una vivencia suya. Al ver esto, se me ocurrió que su forma de ofrecer un menu para contar historias sirve perfectamente de Calentamiento en cualquier conversación, y así se lo dije. Os dejo su vivencia y lo sucedido ;)

Ofrecimiento de Redsirious

Tengo unas cuantas historias así que te toca a TI elegir una de estas palabras y dependiendo cual elijas escribo una u otra:

- Pasión

- Sorpresa

- Admiración

Contestación de El Violinista

Redsirious, vaya, acabas de crear un Calentamiento sin querer jeje. Eres como una máquina expendedora de temas, se echa una monedita, se elige el tema, y lo sueltas jeje. Me recuerdas a las antiguas Gramolas, o máquinas pincha-discos, solo que contando historias jeje. Podemos llamarle al Calentamiento, por ejemplo, “Gramola pincha-historias” o “máquina pincha-historias

Estás hablando un buen rato con una chica y le dices:

- Mira, me vienen a la cabeza tres historias que compartir contigo, elige entre estas tres palabras (pasión, sorpresa, admiración) y te cuento, como una máquina pincha-discos o gramola ;) ¡Antes, échame la moneda o dame un buen beso. A elegir!

Como yo no soy una chica, no me cobres jejej, elijo la palabra “Sorpresa” ;)

Contestación de Redisirious

Jajajaja tienes razón, si es que estoy inspirao ¿No te lo he dicho?

Vale, has elegido la historia que contiene ese ingrediente. Obviamente la más bonita de todas es la de “Pasión”, la de admiración era más bien sosilla. Allá va:

Yo y mis ansias de seducir al género femenino estábamos de nuevo debatiendo qué pensaba aquella chica que se sentó delante mía. Estábamos en la biblioteca, había entrado con paso firme y me había sentado deliberadamente en frente de esta chica (Eran mesas de “dos caras” separadas por una barrera metálica que nos cubría todo excepto los ojos).

Obviamente antes de sentarme la había mirado de arriba a abajo, no me pregunten cómo, fue un instinto animal, será por eso que me llaman “Tiger” de mote jeje.

Esta historia no tiene pasión, no tiene besos y es tan sencilla como la sonrisa femenina. Lo aviso jeje

Ella era rubia, algo más bajita que yo (Yo mido 1,75 aproximadamente) y tenía unos ojos que cuando los miraba sentía como que me daba un chapuzón en aguas termales. Eran tan azules como el mar.

Mi voz interior no paraba de fastidiar, de decir que dejara de mirarla de esa forma mientras ella estudiaba, que dejara de disfrutar el momento. Yo comencé a ponerme nervioso, pero eso no se manifestó en mi sonrisa ni en mi mirada constante a sus ojos. Ella me miró como 5 veces seguidas, y apartaba la mirada. La quinta vez me la sostuvo y yo pronuncié más aún mi sonrisa. Tenía algo en el labio blanco, como una quemadura.

Y entonces ocurrió algo que no esperaba, y que me sorprendió:

- Ella: ¿Por qué me miras?

Sentí como mi estómago y mi corazón se revolvían como una pareja haciendo el amor entre mis entrañas.

- Yo: Tienes algo en el labio y estaba intentando adivinar qué era

- Ella: Es una quemadura.

- Yo: ¡Ah!

Ella volvió a su libro y yo al mío, sin de vez en cuando soltarle alguna que otra miradita. Ella me miraba también de vez en cuando, y observé que había cierta conexión, porque cuando yo miraba hacia un lado ella me imitaba, cuando miraba hacia el otro ella me volvía a imitar.

Al día siguiente me senté en la misma mesa, vacía, y ¿Sabes quién apareció? ¡Ella! se sentó en frente donde se había sentado el día anterior y nos saludamos. Entonces me propuse sorprenderla yo a ella. Tomé un papel y le escribí algo sin importancia, y aunque nuestra conversación duró tres papeles tendríais que ver la cara que se le puso

Era una mezcla de intriga, felicidad y picardía. Me acordé de cuando yo era pequeño e intentaba abrir mi regalo de reyes, pues esa misma cara. Ella estaba sintiendo gracias a mí y con algo tan minúsculo como eso :)

Desde entonces siempre llevo conmigo un papel recortado para hacer feliz a la mujer que me guste hacer feliz.

Espero que os haya gustado

Tiger o Red Sirious


* * * * *

Y tú, seguro que recuerdas algún momento de disfrute con alguna chica (o chico), reciente o pasado, aunque fuera por unos segundos. ¿Te apetece contarlo?

Si es así, puedes escribirnos donde dice “Comentarios”, en este enlace.

Si quieres leer más post de tu interés, puedes encontrarlos ordenados en la Guía de la Web.

About these ads

6 pensamientos en “Seducción amorosa. Qué bueno fue. Miradas en la biblioteca

  1. Jajajajaja ¿A que si? :) pues si te contara lo último que he hecho con hoja y papel!! queda tres veces mejor que esto. Me inspiré en la técnica de Violinista…

  2. Jajajaja ya mismo pondré la historia y podrás ver la técnica

  3. buen dia acabo de enterarme de tu blog y la verdad es que me parece genial no sabia de mas personas interesadas en estos temas, aqui tienes un nuevo lector que seguira visitandote abitualmente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s