Seduccion hacia la salud. Erecciones generales

 

En esta época en la que estamos de Elecciones Generales en España, he encontrado un artículo en Men’s Health denominado “Erecciones generales” que, por supuesto, no tiene nada que ver con la política ;) sino con la sexualidad masculina. Mientras completamos nuestro tema de la semana pendiente, aquí os dejo este artículo que nos aporta consejos para mantener una mejor salud sexual. (El segundo punto descrito, no está muy claro a quién se refiere cuando habla de “ella”, ¿a una mujer? ¿Al órgano sexual masculino?)

Erecciones generales

5 normas rápidas e infalibles para ser el candidato que elegiría ella para gobernar su cama y adjudicarte el control del ministerio del interior.

El pene no es una isla. En caso de que así fuera, tendríamos la tentación de imaginárnoslo como un cayo del Caribe, tranquilo y relajado durante el día, pero ufano y vibrante de actividad durante la noche, y así destino preferido de un carrusel infinito de indígenas medio desnudas. Por muy idílica que te parezca esta estampa, tiene más sentido establecer un paralelismo urológico-geográfico entre el pene y una península, ya que se trata de una extensión corporal que comparte el suministro de sangre, oxígeno y nutrientes con el resto de órganos. Desgraciadamente, esto implica que si un desastre natural arrasa el continente, es probable que también afecte a las masas de tierra colindantes y protuberantes.

“A menudo, los pacientes visitan al médico por un problema de disfunción eréctil y acaban siendo diagnosticados de hipertensión, diabetes o enfermedades cardiovasculares. Esto es así porque los problemas de erección, además de una patología sexual, son un síntoma de otras dolencias. Lo bueno del caso es que si se acude al médico cuando empieza a producirse, permite un diagnóstico a tiempo”, revela Natalia Ribé, andróloga del Instituto Javier de Benito, sito en el Centro Médico Teknon de Barcelona. Por este motivo, es un error recurrir a Levitra, Viagra o Cialis eludiendo la visita de un médico. Estos fármacos sirven para que tu artillería mantenga intacta su potencia de fuego pero te hacen igual de vulnerable (o más) a los envites de los terroristas cardiovasculares. “Además, según el tipo de cardiopatía pueden resultar contraindicados. Por ello es importante que, en caso de tener este tipo de dolencias, se acuda a la consulta con un informe del cardiólogo”, recomienda Ribé.

Mientras tanto, hay algo que puedes hacer para salvaguardar tu vida sexual (con un poco de suerte nunca necesitarás tomar la pastillita azul). Sigue nuestros cinco consejos y todas las mujeres que visiten tu península se marcharán con una sonrisa en los labios.

1. No sólo bíceps, tríceps o abdominales. Tu sexo también se puede fortalecer. Haz esto: siéntate en la taza del W.C, comienza a orinar y trata de parar el flujo en la mitad de la operación contrayendo los músculos del piso pélvico. Descubirás así los célebres ejercicios de Kegel para el músculo pubococcígeo (PC). Hazlo unas 30 veces a ritmo regular y descansa 30 segundos. Después del descanso, haz otras dos series. Estos ejercicios pueden realizarse en cualquier momento y lugar. La mayoría de las personas observa una mejoría después de cuatro o seis semanas, pero pueden pasar hasta tres meses hasta notar un cambio considerable.

2. Practica con los afrodisíacos. Y no hablamos sólo de alimentos exóticos. Gánate su confianza y tendrás sexo seguro. Para ello, aprovecha cualquier ocasión para ir allanando el camino. Por ejemplo, en una reunión con amigos, muestra admiración pública por ella. En un estudio publicado en la prestigiosa publicación sobre personalidad y psicología social Journal of Personality and Social Psichology quedó demostrado que, de lo contrario, se sentirá insegura.

3. Alimenta tu sexo. La nuez de Brasil, las ostras, la miel, la trufa, el cacao, la sandía, el jenjibre, los arándanos o la granada son alimentos que contribuirán a elevar tu capital sexual… y tu miembro viril. Pero también otros no tan exóticos, como el arroz integral, el pollo, el atún, el apio, las almendras o el pepino.

4. Evita la eyaculación precoz. El peor de los escenarios: te asalta rápidamente un orgasmo y ella te mira con displicencia a la vez que exclama: ‘¿ya está?’ Hay trucos que te pueden servir para retrasar el orgasmo. Por ejemplo, respirar profundamente. Cuando respiras aceleradamente, incrementas el flujo sanguíneo y por tanto te acercas más al orgasmo. También puedes aprender a dominar tus músculos pubococcígeos tal como te hemos indicado más arriba.

5. … y la eyaculación retardada. Tan problemático es llegar muy pronto como llegar tarde o no llegar. La eyaculación retardada es un tema del que se habla poco. Culturalmente, parece que un hombre que dura mucho, es una máquina sexual. Lo más sorprendente es qué tipo de hombres padecen este trastorno, pues tienen un perfil psicológico muy similar a los que sufren de eyaculación precoz: perfeccionistas, controladores… Lo que ocurre, en concreto, es que la eyaculación llega por un “ascenso de estímulos”. Es como la subida de una montaña rusa y uno no puede ir parando o dando marcha atrás. Si se desconecta de los estímulos y no son continuados (es decir, durante el acto piensas: “¿Se lo está pasando bien?” “¿Y si pruebo esto o lo otro?” “¡No, no quiero acabar todavía!”) no se mantiene la escala y, por tanto, es difícil llegar al orgasmo. Así que relajarte de verdad no es un mal comienzo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s