Seduccion chicas. Ligar. Seduciendo en clase

 

Hace unos días, nuestro amigo Mr. Sonrisas nos trajo tres breves experiencias reales de seducción. Gracias, Mr. Sonrisas, por compartirlas con nosotros 

Carta de Mr. Sonrisas (extracto)

1º Caso:

Hoy, en clase, se me ha olvidado el estuche, entonces he tenido que pedir un boli, en ese momento me he acordado de tí. ¿Para qué pedírselo a mi amiga sentada a mi izquierda? ¡Mejor se lo pido a una rubia desconocida que ronda el 7 que estaba sentada a la derecha!

Lo único que he hecho ha sido pedirle el boli con una sonrisa (tengo los dientes muy blancos y todos en su sitio, puntos a mi favor) y una mirada que derrite directa a sus ojos azules.

Y al finalizar las clases de ese día, al devolverle el boli, otra mirada directa y sonrisa de oreja a oreja, a la vez que decía: “¡Gracias!”

Resultado: tan solo haciendo eso (algunos diréis, vaya caca), esa misma tarde me he enterado de que esa chica ha estado haciendo preguntas sobre mí a mi amiga. Ha sido brevísimo, espontáneo y diferente, ¡seguro que ningún desconocido la ha devuelto un boli con semejante alegría! Todos la habrán dicho un seco “gracias” y creo que mi ánimo, seguridad y sonrisa ha sido lo que ha hecho encender esa chispa.

2º Caso:

Hoy mismo, también en el colegio, me he encontrado una chica que hace mucho que no veía, otra rubia (¡cómo me gustan!) esta ya es un 8-9. Tan solo la he dicho: ¡Hombre! ¡Cuanto tiempo! ¿Dos besos, no? ¡Pero qué te dan de comer hija mía! Eres como el vino, que cada día vas a mejor (sonrisa siempre y mirada a sus ojos, luego a sus labios)

Resultado: esta tarde, un mensaje de ella diciendo que si este Viernes iba a ir a las fiestas de su pueblo, que si iba que la llamase, hasta aquí nada increíble, ¿no? Lo increíble es que yo he cambiado de número de teléfono hace menos de dos semanas, lo cual me hace saber, que es otra que ha estado preguntando por ahí.

3º Caso:

Hace unos días, echando un concurso de miradas (a ver quien aguanta más sin reírse o apartar la mirada) con una amiga (¡Otra rubia, estoy obsesionado!😛 ¡Esta tiene un 9!),
empecé a guiñarla el ojo, a sonreírla, a mirar a sus ojos y luego a sus labios y luego otra vez a sus ojos, a relamerme…

Resultado: además de ganar el juego y un regaliz que nos habíamos apostado, ella se puso rojísima (se moría de vergüenza) y también creo que cambié su manera de verme, pues se pasó el resto de la tarde-noche pegada a mi y pasó a llamarme “guapo” o “amor” al hablar conmigo, cosa que antes no hacía.

3 pensamientos en “Seduccion chicas. Ligar. Seduciendo en clase

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s