Seduccion de este dia. Albert Espinosa. El cojo que sólo escribe best sellers

 

Ayer leí en el periódico La Verdad de Murcia un entrevista que le realizaron a Albert Espinosa. Creo que merece la pena ser leída. Es un ejemplo a seguir para todos. Abajo, dos videos de él en el programa de Buenafuente.

El cojo que sólo escribe best sellers

4,7 vidas. Son las que dice que tiene. La suya y 3,7 de los niños que murieron junto a él en el hospital. Todos hicieron un ‘pacto de vida’ para vivir por los demás.

13 millones han recaudado las seis películas cuyos guiones ha escrito. ‘Planta 4ª’ fue la segunda más taquillera de España en 2003. 26 guiones para programas y series de televisión.

100.000 ejemplares ha vendido en apenas tres semanas de ‘Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven’ (editorial Grijalbo; 15,9 euros).

Al día siguiente era 23 de abril. Al día siguiente, a Albert le amputarían su pierna izquierda. Cojo con 14 años. Tres cánceres consecutivos se habían cebado con su tibia, pero peleaba con denuedo en un hospital de Barcelona. El médico no se anduvo con rodeos con el chaval.

«Albert, deberías hacer una especie de despedida de tu pierna. Así tendrás menos sensación de pérdida». Y Albert se aplicó en ello. A fondo. Consiguió que un amiguete se pusiera bajo los palos de una portería de fútbol. Le metió 50 goles a zurdazos. Llamó a aquella compañera del colegio con la que una vez hizo ‘piececillos’ bajo el pupitre. Repitió las fugaces caricias. Y echó un último baile «a dos piernas». Su compañero de habitación puso música a su adiós. ‘Espérame en el cielo’, de Antonio Machín. Y Albert asumió que desde entonces sería un niño cojo. Pero aprendió mucho más. «Después ni siquiera sentí el ‘fantasma’ que dicen que notas cuando te quitan un miembro. Creo que me despedí tan bien que hasta el fantasma se fue. Yo siempre digo que no perdí una pierna. Gané un muñón. Hasta en las pérdidas hay ganancias».

Albert Espinosa (Barcelona, 1973) sigue teniendo hoy mucho de aquel niño. Un niño grande al que le gusta vestir camisetas, sudaderas y vaqueros. Conserva dentro ese niño al que le entusiasmaba que su madre le sentara ante una lavadora repleta de ropa amarilla y roja y para el que la lucha no había hecho más que empezar aquel 23 de abril. A los 15 años los médicos le recomendaron a él y a sus padres que se fueran a disfrutar a Fuerteventura.

Le dieron semanas de vida. Él se negó, obcecado, ilusionado. Se levantó de la lona. Y siguió peleando. Los médicos lo vieron evolucionar asombrados. A los 16 años tuvieron que extirparle el pulmón izquierdo. A los 18 se quedó sin medio hígado. El cáncer no le dio tregua en el rincón en el que le tuvo acorralado hasta los 24. Pero él salió victorioso tras casi 200 radiografías y ‘tacs’. «Soy muy radiactivo», bromea. Venció y fundó su ‘mundo amarillo’. Así se llamó su primera novela: ‘El mundo amarillo: si crees en los sueños ellos se crearán’. El suyo fue vivir. El mago Tamarit llenó algunos de sus tiempos muertos en un puñado de hospitales catalanes. Y él se hizo mago. No solo mago aficionado. Mago de la vida. Porque pasar apenas media hora con Albert Espinosa es mágico. Te impregna su optimismo. La sonrisa no te abandona mientras lo escuchas. No es una risa de humor. Es una sonrisa de equilibrio, de paz, de armonía.

Otro 23 de abril, el pasado; otro Sant Jordi como aquel primero que marcó su vida. El destino tenía reservada otra sorpresa a Albert. Su último libro, ‘Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven’ (de nuevo un título con mensaje, como toda su vida) arrasó en las listas de ventas. Número uno en castellano y catalán. Más de 100.000 ejemplares vendidos en apenas tres semanas. Traducción a cuatro idiomas. La historia de un joven que busca a niños desaparecidos mientras reflexiona sobre las cosas que verdaderamente importan.

‘Planta 4ª’ y otros éxitos

No es su primer éxito. ‘El mundo amarillo’ estuvo 17 semanas entre los más vendidos. Ha escrito seis guiones de películas (entre ellos el de ‘Planta 4ª, la autobiográfica historia de un grupo de niños con cáncer), ocho para series de televisión, ha hecho cinco papeles de actor en la pequeña y gran pantalla, ha escrito 12 obras de teatro, ha recibido 15 premios como guionista… Ha hecho cosas hasta con ‘Lucho’: «No todo el mundo puede decir que ha trabajado con un ‘Lunni’». Incansable y prolífico. Él lo achaca a sus ‘4,7 vidas’. «Los niños que estábamos enfermos en el hospital hacíamos un pacto. Los que sobrevivíamos nos repartíamos la vida de los demás. A mí me tocaron 3,7 más la mía. Aunque los que murieron no perdieron. En realidad distrajeron a la muerte para que nosotros pudiéramos escapar».

Otra frase de un personaje que parece salido de una fábula.
Él es muy real, pero su vida está llena de esas coincidencias que parecen casi ficticias, cósmicas, de esas que te hacen pensar en si todo está escrito. Como que su canguro de pequeño fuera luego el jefe de Oncología de un prestigioso hospital de Boston. ¿Un aviso del destino? «A mí siempre me ha parecido curiosamente poético». O que el primer regalo que le llevó un amigo al hospital fuera un Pinocho. Solo que no uno cualquiera. Cuando le iba a dar el paquete, se cayó al suelo. Al abrirlo, al Pinocho se le había roto una pierna. La izquierda. La misma que le acababan de cortar a Albert. «Mi amigo se quedó blanco». Él se enamoró de los pinochos. Hoy tiene más de 2.000 ejemplares u objetos relacionados con el muñeco. Se identificó con su suerte. «Fue como la Copa del Rey del otro día… Yo creo que el Pinocho se lanzó al suelo para decirme, voy a adaptarme a ti». Y sonríe.

– ¿No se cansa de que le tomen por un héroe?

Albert es un escritor con cabeza de ingeniero. Es la explicación para su capacidad de trabajo. Estudió Ingeniería Industrial en Química. Como su padre y su hermano (tiene otra hermana profesora). ¿Algo tan poco artístico? «El cálculo y el álgebra parecen muy distantes del arte, pero yo creo que son tan extremos que casi se tocan». Hasta que un guionista de TV3 se pasó por la Politécnica de Barcelona y vio una de las obras de su grupo de teatro, ‘Los Pelones’ (en alusión a la caída del pelo por la quimioterapia). Lo fichó de inmediato. Hoy arrasa en la televisión catalana con ‘Polseres vermelles’ (que ha logrado picos de audiencia mayores que ‘El barco’ o ‘La República’). Aquel mentor le enseñó una máxima. No trabajar más de seis meses en el mismo proyecto. Ya sea guión o libro, al medio año cambia. «Como él decía, para escribir te tienen que pasar cosas; y para que te pasen cosas no tienes que estar escribiendo. Uso el verano para llenarme de ideas. Busco doce perlas al año. Una perla es una persona que te marca. Cuando conoces a una paras el mundo. Y cuando paras el mundo, el universo te premia». Son sus personas ‘amarillas’, gente entre el amor y la amistad. Su inspiración. ¿Su secreto profesional? Tener un final que merezca una historia. Luego escucha a sus musas. Siempre le susurran de madrugada. No se acuesta antes de las cuatro. Ni abre un ojo antes de las doce del mediodía.

El escritor catalán se autodefine con naturalidad como cojo. Le pirra el mar. Una vez al año visita Menorca o Fuerteventura. Un guiño a esa ‘última isla’ que le recomendaron visitar de niño. En cuanto ve una cala se quita su pierna hidráulica y se zambulle. Su arma es el humor. «Una vez en Andorra se me estropeó la pierna y mis amigos se la llevaron a arreglarla. Me dejaron en el suelo con una botella de agua. ¡Fue muy bueno porque la gente me echaba monedas y en 15 minutos me saqué siete euros y medio!», y se desternilla.

No es de gustos rebuscados. Quizás lo más exótico, su pasión por los ‘makis’ japoneses. De salmón y atún. Ecléctico en lo musical, amante de las bandas sonoras y quizás con los británicos Blur en un peldaño superior. Para el cine es como en la vida: un ‘ternurista’. «Hay gente que considera la ternura un delito». Ha visto cientos de veces el ejemplo de superación de ‘El indomable Will Hunting’. La tiene en 20 idiomas. Y no se olvida de ‘Cuenta conmigo’. O de ‘El club de los poetas muertos’ y su ‘carpe diem’. Por la calle parece un tipo normal. Discreto, pausado. Como un peón. Le gusta amar como a ellos. Compara el ajedrez con el amor. «Se puede amar igual que avanza una torre o un alfil, en distancias largas; o como un caballo, de forma alocada y variable; o como un peón, poco a poco, pero durante mucho tiempo y muchas veces». Así es Albert Espinosa, un superviviente, un héroe del día a día. ‘Carpe diem’. Ya lo dice la cita de Jorge Francisco Pinto que abre ‘Si tú me dices ven…’: «Cuando crees que conoces todas las respuestas, llega el Universo y te cambia todas las preguntas». Como sus 23 de abril.

Un par de videos:

18 pensamientos en “Seduccion de este dia. Albert Espinosa. El cojo que sólo escribe best sellers

  1. Resulta inspiradora su forma de amar la vida y todo cuanto es parte de su vida, así como su forma de interpretar la realidad que le ha tocado vivir, transformándola del todo en una experiencia maravillosa. ¡Eso es tener Arte para mí!

    Vale que ha creado obras de arte que le han traído el sabor del triunfo y el reconocimiento del público, hacia quien iba dirigida su obra; pero para mí, de forma totalmente subjetiva y respetando otros puntos de vista, sin duda, su mejor obra es lo que ha hecho con su vida y sus circunstancias ¡¡para él mismo y experimentar su propia felicidad y crecimiento personal!!
    Eso es Arte para mí… Y el que tiene arte, ó tiene “duende”, (NO técnica) ese arte se ve reflejado en todo cuanto haga, todo lo que diga, y… En todo lo que calle incluso; pero (y espero me perdones Violinista por volver al mismo punto😕 ) no cuando uno lo decide, ni cuando alguien pide, quiere, ó le gustaría ver ese duende, (si así fuera solo sería una buena técnica)

    Me dí cuenta al apreciar ese error en las creencias muchos visitantes que vienen a la Feria, cuando piden a los sevillanos (con cierta fama de artista) que le muestren ese duende del que han oído hablar…
    – J.L. ¡enséñame ese arte que tú tienes recitando con música!🙂 ó llévame a una caseta donde haya un artista que me muestre el duende, ¡que quiero conocer ese duende!🙂 ¡porfa, porfa, porfa!

    ¡Ay, noooo! NO funciona así…

    El duende se despierta y se muestra de forma totalmente ajena a la voluntad de nadie… Al duende lo convoca el sentimiento, la magia de una mirada… Un perfume; un roce de piel… Y es imprevisible, ¡nunca sabes cuándo se va a despertar ese sentimiento ó emoción, ni por qué conjunción de causas, ó alineación de planetas!😯

    A veces no surge el duende, ó surge, como ha sucedido este año, en la última hora del último día, mientras recogíamos cansados la caseta… Cuando nadie lo esperábamos… transformando un momento de lo más anodino en algo mágico y maravilloso para todos los que estábamos allí…

    Entonces la chica que insistentemente me había estado martilleando a preguntas sobre cuándo aparecería el duende para poder escribir un artículo sobre él, entendió lo que yo le dije:

    – No todo el mundo puede asistir al espectáculo de ver el arte despertar, y surgir ese duende que existe en el interior de todas las personas, y que abraza y abarca todo y a todos, transformando a todo y a todos los presentes en la total perfección, en una conjunción, ó conexión espiritual del todo mágica… Pero si sucediera, ya verás como lo último que se te ocurriría sería buscar, pensar ó pronunciar ni una sola idea ó palabra que lo defina y explique, y que pueda romper esa magia del momento, que uno desea que fuese eterno… Si acaso lo vieras un día… mejor que no trates de explicar nada… ¡Y vívelo! ¡Vívelo!

    Efectivamente la chica, cuando regrésabamos, después de haber sentido ese duende palpitar y vivir en su propio corazón, me dijo:

    – J.L. Tenías razón… El duende soloes posible vivirlo… no se puede describir, pero, es que… ¡¡ni falta que hace!!!

    Lo del éxito de este chico, ni se explica con el ternurismo, ni con el humor, ni con sus libros, ni sus guiones… El secreto de este chico ¡es que vive y siente la perfección y la belleza de la vida cada segundo! Y claro… su duende nunca duerme, transformando su vida y la de quienes le conocen en un lugar mágico donde todo es posible y donde no se busca la perfección, ni la felicidad, sino que la perfección y la felicidad es la misma vida, por eso dice quepara escribir sobre la vida, ¡es necesario ¡vivir!… Y desde luego que no deja de vivir su duende…. ni siquiera a las cuatro de la madrugá, cuando se rinde al sueño, se duerme su duende… sino que aún soñando ¡sigue despierto! De ahí viene el dicho aquel que decía😉 :
    Ese, ese, haga lo que haga es un Artista, por más tarde que se acueste, ¡¡y más tarde que levante!!

    J.L.

  2. Estoy totalmente de acuerdo con tu primer párrafo, JL,😉

    Me ha llegado esto: «Cuando crees que conoces todas las respuestas, llega el Universo y te cambia todas las preguntas». Nada se acerca más a la realidad que estoy viviendo.

    Me alegra ver, que no sólo yo siento el duende, la mágia y esas coincidenccias cósmicas. No se si he cambiado mi mirada, o ha llegado una burbuja mágica, que está cambiando el entorno.

    Cada día me gusta menos la palabra casualidad, a ver a donde nos llevarán esas señales….

  3. Por cierto JL, te echaba de menos!!
    Te iba a preguntar cómo te fue en la feria, pero con tu post ya me imagino que muy bien😉

  4. ¡Un besito, Sonrisica!😉
    La fería, ¡ay! ¡Ya se acabó lo güeno’!😥 Pero vamos, jaja,¡casi que menos mal que solo dura siete días!!😕 jaja, porque todavía arrastro sueño atrasao’😛
    Oyes, que a la vuelta a “mi vida” te estuve buscando en los comentarios para saludarte, y como no te encontré, me dije:

    J.L., pásate por esta entrada, ¡que fijo que más pronto que tarde coincides aquí con Sonrisica! ¡Y mira!😉

    Besicos wapa.

  5. Si, pues ya te dejé un par de comentarios en el post que habla del Bando de la Huerta!!

    Si es que mayo, es muy cansao´, te lo digo yo, que tampoco paro!!

    Otro beso pa´ti!!

  6. Ufff, desde que me enteré anoche del terremoto no dejo de pensar en vosotros; espero de corazón que ustedes y vuestras respectivas familias estéis perfectamente.

    un beso.

  7. un día leí en la contra de La Vanguardia una entrevista con Albert Espinosa y me dejó paralizado. hoy he sentido la misma sensación, me parece una persona especial, tiene una sensibilidad inusual pero nacida no de la ligereza de la vida, si no por el contrario de valorarla después de salir fortalecido de las grandes pruebas a las que ésta le ha sometido.. que decir!me encantaría conocerlo un día

    J.L. me ha encantado lo que has escrito, mejor dicho lo que ha escrito tu duende, esas palabras han salido de la exaltación del disfrute de la vida

    sobre las casualidades Sonrisica las últimas que he tenido y que me han hecho pensar, la patente de mi socio por la que me metí en un negocio con él está tramitada el mismo día de mi cumpleaños, y él es de un pueblo donde se dice que pasó años un Santo, que es el que mi madre dice de mofa que me ayudó a aprobar la selectividad y que es la única imágen religiosa/santoril que podrás verme (no soy religioso)… este santo se venera tambien a pocos kilometros del pueblo de donde es mi familia materna… son pequeños detalles curiosos del cruce de infinitos lazos del que se compone la vida

    que tengais un buen día seductores!

  8. No te preocupes JL, Violinista tiene razón, por suerte, no nos ha pasado nada, vivimos alejados de la zona afectada, por lo que todo mi entorno sigue igual.

    Sunn le saint, yo tengo ultimamente muchas, muchas casualidades, tantas que…. a veces creo que alguien me está tomando el pelo!! Y me da hasta corte contarlas!!

    Las más fuertes son unas que me dirigen hacia un nombre…., voy a perder la cabeza!!:mrgreen:

  9. Una vez leí que el tio Fede (Federico García Lorca) le dijo a un cantaor famoso de su época que no tenía duende, eso me impresionó. Años más tarde en un libro sobre el flamenco tratado científicamente (libro hecho por un profesor universitario con un método científico) que el flamenco no es ir a un teatro a oirlo sino reuniones familiares, tc donde el duende sale por sí solo y no por obligación como los cantantes actuales.
    En mi caso, diré que soy tímido con las chicas, además torpe bailando. Este año me decidí aprender a bailar salsa (en las clases son muy torpe, lento y soso bailano). Hoy, hablando de salsa con una mujer que conocí la semana pasada, he bailado salsa delante de la estación de tren. Y a apesar de lo que de dicho, la mujer se ha ido con una sonrisa en la cara, es decir, he sacado el duende y a ella se lo he trasnmitido, o como diría mi profesora de PNL (has tenido buena comunicación contiog mismo y se lo has comunicado a ella. Gracias por el blog.

  10. Por mis fallos a la hora de escribir. ¿Se entiende lo que quiero decir?

  11. Jose, no te preocupes, aqui no medimos la forma de cómo se escriben los textos, sino lo que contienen. Si has conseguido sacar el duende bailando y la mujer se ha ido con una sonrisa en la cara, eso es lo que cuenta😉

  12. Violinista! una pregunta, como amigo; Si tu hubieses tenido algo con una chica, y luego al paso de un tiempo, no la felicitas el día de su cumpleaños, si te envía sms mientes para no reponderle (y ella sabe que mientes), se le muere un familiar muy cercano y tu no le envías ni las condolencias, que esperarías que esa chica hiciera la proxima vez que se vieran? te gustaría que hiciera algo para seducirte? sería digno que intentara seducirte luego de que tu le has demostrado semejante desineterés?. Agradezco si me respondes.

  13. Para mi sos lo mas, un capo, en la historia de pulseras rojas,me encanto esta serie.todo lo vivido llega mucho hasta el corazon,emosiona apasionadamente.es excelente para mi,te felicito x tu historia de vida.besos muaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s