Seduccion de este dia. 21 de febrero de 2011. Sólo es parte del juego

 

Hoy, os dejo un divertido artículo de MarCleo que nos habla de las diferencias entre hombres y mujeres, y si en realidad existen o si, quizás, son partes de un juego preestablecido.

Artículo de MarCleo 

Me gusta mezclarme entre la gente, observarla y sobre todo lo que más me pirra es escuchar lo que se cuentan. Cada mañana cuando voy a desayunar elijo un lugar estratégico en la cafetería. Observo las mesas, y procuro sentarme cerca de alguna en la que haya dos personajes lo bastante interesantes como para poder ser una discreta espectadora de sus conversaciones.

Hoy no veo a nadie de los habituales, eso me gusta, porque me temo que ya hay alguno que me conoce las intenciones y noto que bajan la voz cuando me siento. Hay veces que incluso tomo nota de frases estelares, como aquella vez que el camarero le preguntó a un hombre que esperaba pacientemente mientras su mujer estaba en el aseo:

− Y su señora ¿qué quiere?

Entonces al pobre hombre se le cambió el pacífico rostro con el que leía el periódico, se cruzó de brazos y tras unos segundos de profunda reflexión le contestó mirándole fijamente a los ojos:

− ¿Y la suya? Porque yo llevo años intentando adivinarlo, pero por más que me esfuerzo no hay manera de acertar.

Pues no creo que sea tan difícil saber qué queremos las mujeres, es algo tan sencillo que con una sola palabra se resume. Nosotras lo queremos TODO. Claro que con matizaciones, porque no es cuestión de llegar a un sitio y decir aquella frase: “Todos al suelo” y hacernos con el control, no es eso… ¿Que somos ambiciosas? ¡Qué va! Lo que somos es muy, pero que muy generosas, además de bien organizadas.

Ahora que ya por fin he aprendido a quererme mucho, pues eso, querámonos los dos, no vaya a terminar siendo una egoistona. Con lo graciosa y divertida que soy, nada mejor que compartamos los ratos de juerga juntos, que a mí tus amigos también me caen genial. Porque digo yo, qué pensarías si yo prefiriera desayunar con otro en lugar de contigo, o ir de compras con mi hermana y no me ayudaras tú a elegir el color del vestido, o que antes de dormir le diera un beso a alguien diferente a ti.

Pues eso, que cualquier momento es bueno para pasar juntos todo el día.− Yo es que a los hombres no les entiendo− me confiesa una que está en plena crisis de identidad.− Al principio van de sensibles y de guays, pero ¿y luego cuando por fin te tienen en el bote y te tienen rendida en sus brazos? ¡Zas…! Se acabaron los mimitos y a cambiar de canal hasta que llegan al Teledeporte.

Reconozco que yo soy de las que pensaba que los hombres son seres de lo más sencillos, pues ja, de eso nada. Para mí que nos venden el rollito ése para que nos confiemos.

− ¿Nosotros? Pero si lo único que nos interesa es “eso”, tú ya me entiendes… − me respondes con carita de perro abandonado.

Pues últimamente ni “eso”. ¿Pero qué les está pasando? − Bueno si la conquista es nueva, aún mantienen el instinto, pero como ya sea conocida… es que nada de nada, que ni por ahí se les engatusa. ¡Y luego dicen de nosotras!− sentencia mi amiga.

Lo cierto que la culpa no es siempre de ellos. Me temo que es más un problema de sincronización de las dichosas hormonas que se ocupan de lo sensiblero. Y bueno, y un poquito también del ensayo y acierto. Porque vamos a ver, qué hago con un pedazo de ramo que me manda uno que ni me gusta ni me interesaba antes de las flores, y que por supuesto después de las rosas aún me gusta menos. Y cuando los miles de mensajes bombardeadores te llegan del que no te hace ni tilín:

− ¡Uf, me tiene agobiada! A mí este tío no me conviene.

− No guapa, a ti este tío no te gusta ni para pareja de mus. ¡Ay, si el que te los mandara fuera otro que yo me sé…! ¿También te agobiaría?

Y así llevamos siglos intentando comprendernos. Que si ellos son así, que si ellas son lo que son… Pero ¿y lo aburrido que será cuando por fin todos nos entendamos requetebién? A mí en el fondo lo que me gusta es que no me entiendan, y así parecer una mujer misteriosa y enigmática, porque quieras que no, eso me da un morbillo especial. Cuando vemos que nos tienen caladas y que saben cómo vamos a reaccionar, damos una vuelta de tuerca y a esperar a ver si lo tenemos entretenido una nueva temporada más.

El hombre es cazador por naturaleza, para qué quiere una presa fácil, eso no tiene atractivo ninguno. Nosotras que lo sabemos, podemos hacerles creer que vamos de inocentes, aunque la verdad es que no somos tan complicadas, lo que pasa es que sólo es parte del juego, así de sencillo.

3 pensamientos en “Seduccion de este dia. 21 de febrero de 2011. Sólo es parte del juego

  1. Un “Juego”, un simple juego en donde como todos aqui sabemos, nos tenemos que divertír para comprenderlo y jugarlo mejor. Un juego se disfruta, y más este =).

  2. Mujer pero es que hay momentos en que deberían de dejarnos algo como una pista que nos facilite el camino, a veces…

    Divertido el post. Saludos.

  3. me cambio la perspectiva muy buen post, aunque aun podria haber sierta confución con q en verdad no quiere nada pero no quiere decirtelo de frente ¿no creen?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s