Seduccion. Diálogos seductores. La dura vida de los modelos

.

Calentamiento 44. La dura vida de los modelos

Hoy, os traigo otro Diálogo de Seducción, al que he denominado «La dura vida de los modelos«.

Como ya os comenté, puede que estos diálogos se basen en historias reales o puede que no; puede que algunas partes sí y otras no. Puede que me hayan sucedido a mí o a otras personas. Puede que sean recientes o pasadas. Todo eso, importará poco en esta sección. Dejo que cada uno lo interprete como desee hacerlo, pero, sobre todo, os invito a que os imaginéis como si estuvierais en un cine, os sentéis en vuestra cómoda butaca y, simplemente, seáis espectadores de la escena de seducción proyectada.

Aquí os dejo el Diálogo de Seducción:

La dura vida de los modelos

Estábamos, mi amigo y yo, en un pub de Murcia, por la noche. Llevaba mi pequeña cámara de fotos compacta, y nos apetecía hacernos una foto. Vimos a dos chicas muy guapas. Qué mejor que ellas para hacérnosla. Me dirigí a la que más me gusta de las dos con una actitud divertida y juguetona.

– Hola, perdona, ¿nos echas una foto?

– Venga.

– ¡Ey, pero que salgamos guapos!, ¿vale?

– Vale.

– Bueno, guapos ya somos. Me refiero a que salgamos más guapos, si es que se puede. Va a ser difícil, ¿verdad?

– ¡Vaya, qué modestos! Si va a ser difícil, sí (sonríe).

– Bueno, yo confío en ti. Te veo con buena mano para hacer fotos.

(Nos hace la foto. Me acerco a ella para recoger la cámara, y mi amigo se queda a unos metros).

– A ver qué tal la foto… ¡Muy bien, sí señora! (le doy la mano felicitándola). Te puedes dedicar a hacer fotos como profesional. Aunque, no es por quitarte mérito, con dos modelos como nosotros… es mucho más fácil hacer buenas fotos.

– Claro, todo se hace más fácil así.

– Por cierto, seguramente te sonará mi cara… Es más, tú estuviste hace dos meses como público en la Pasarela Cibeles. ¡Es verdad, eres tú! Yo desfilaba en cuarto lugar, el chico que salía por la fila izquierda.

– Ah, es verdad. Sí, ahora que lo dices, creo que te vi allí.

– ¿Te gustó el smoking negro que llevaba, sombrero de copa alta, bastón, y la camisa que NO llevaba…? El diseñador, muy bien. Iba muy chic y todo eso, pero pasé un frío que no veas.

– No, pero ibas bien, no se te notaba el frío que pasabas.

– Por cierto, ahora que te veo mejor, tú no estabas de público. ¡Tú estabas trabajando como yo allí, de modelo! y nos vimos por los pasillos que había entre los camerinos. ¡Qué bueno! No esperaba verte por aquí.

– Vaya, me has descubierto. No se lo digas a nadie, estoy aquí de incógnito.

– Tú eras aquella que desfilaba con un turbante, una falda plisada y un top blanco muy sexy, enseñando el ombligo que te quedaba genial.

– Exacto, ¡la misma!

– Vaya, vaya, ¡qué casualidad vernos aquí en Murcia! La semana que viene estaré en París, ¿tú también?

– No, me toca Nueva York.

– Hay que ver, qué vida llevamos. La gente se cree que es muy bonito estar viajando de allá para acá, saliendo en revistas, rodeándote de gente rica… Pero, ¡de eso nada! ¡Nuestro mundo es realmente duro!

– ¡Y que lo digas!

– Sí, que si maquíllate, que si desmaquíllate… que si peinados de mil tipos… que si ahora te pones ropa, que si te la quitas. Sabes qué pasa, que como nos acostumbran a quitarnos la ropa y a ponérnosla, ya no sé quitármela yo solo. No te lo creerás, pero por las mañanas tengo que llamar a mi madre para vestirme, ¡mamá, quítame el pijama!

– Si, jeje, si no fuera por las madres…

– Y luego con las novias, ni te digo, es muy complicado. Estás a solas en la habitación dispuesto a hacer el amor y te quedas mirándola, indignado e impaciente, como diciéndole… ¡¿tengo que hacerlo yo todo o qué?, quítame la ropa, mujer!

– Claro, es que las parejas deberían estar más atentas con nosotros.

– Y luego, no sé si a ti te pasa, pero tengo dificultades con los pasillos. Cuando voy por el de mi casa, hacia mi habitación, cuando llego al final, doy media vuelta sin querer, y así me puedo tirar media hora para allá y para acá.

– Si, sí me ha pasado. Un día estuve cinco horas seguidas desfilando en mi pasillo.

– Y luego, tengo mi casa llena de espejos para verme cómo estoy mientras camino. ¿Tú no tienes uno en el techo del cuarto de baño? ¡Es imprescindible! A ver cómo, si no, puedes comprobar si estás guapo mientras haces gárgaras.

– ¡Claro! Yo tengo dos espejos en el techo.

– Bueno amiga. Me ha encantado conocer a una chica del gremio. Yo me tengo que ir ya. Te voy a dar mi tarjeta, y así un día podemos vernos y darnos consejos para desfilar y todo eso. Espera un momento (me alejo, pido dos servilletas y un boli. En una de ellas anoto “Alberto, «Modeloh Profesionar de Civeles»… Tlfno: 623… “) Toma, aquí, mi tarjeta de modelo que suelo presentar en certámenes internacionales de moda.

–  Y tú, ¿tienes tarjeta profesionar? (pasándole el bolígrafo y la servilleta para que allí mismo me hiciera la suya).

13 comentarios en “Seduccion. Diálogos seductores. La dura vida de los modelos

  1. – Y luego, no sé si a ti te pasa, pero tengo dificultades con los pasillos. Cuando voy por el de mi casa, hacia mi habitación, cuando llego al final, doy media vuelta sin querer, y así me puedo tirar media hora para allá y para acá.

    jajajajajajaaj buenísimo, Alberto!! Sobre todo con esto de la media vuelta me he reído un rato! 😀

  2. Violinista… que onda!!

    Estos dialogos an sido probados por ti o simplemente los pusiste asi por asi?

    De cierta forma, si an sido probados por ti: me daria como mas animo, confianza y credibilidad a la hora de realizarlo

  3. Notorious, copio y pego 😉

    «Puede que estos diálogos se basen en historias reales o puede que no; puede que algunas partes sí y otras no. Puede que me hayan sucedido a mí o a otras personas. Puede que sean recientes o pasadas. Todo eso, importará poco en esta sección. Dejo que cada uno lo interprete como desee hacerlo, pero, sobre todo, os invito a que os imaginéis como si estuvierais en un cine, os sentéis en vuestra cómoda butaca y, simplemente, seáis espectadores de la escena de seducción proyectada«.

  4. ¿No se deberia dejar hablar un poquito mas a la chica? Esto parece un monologo jeje. Y me ha encantado lo de los pasillos y lo del techo de espejo.

  5. Dkki, no es cuestión de «deber» dejar hablar a la chica sino que, en muchos casos, ella te sigue el juego pero no se le ocurre qué decirte, sólo se divierte escuchándote y se deja llevar asintiendo a lo que tú le dices. Si participa más, y es ingeniosa, mucho mejor, claro 😉

  6. Que onda violinista master… pues te cuento que cada dia mejoro mas en esto de seduccion gracias a ti.. ya que e aplicado muchas cosas que tu as puesto y me a ido de maravillas :D!! claro que e tenido uno que otro tropeson y avcees asta decepsion de las cosas que hago pero gracias e parendido como no tienes idea.. aunque claro que «sacrifique» a algunas chicas hermosas XD!!

    no si lo recuerdes pero yu me diste el consejo de descansar bien y dedicarme a hacer otras cosas cuando una vez yo me habia saturado con esto de seduccion y fue porque lo hacia para tener chicas a mi lado.. pero no: ser un seductor es una forma de ser, es un estilo de vida… gracias bro, cuidate mucho.

    ….Notorious.

  7. bueno, bueno, jajaja lo de los pasillos jaja…si creo que en este caso l chica no te respondia nada ingenioso. tu que recomiendas si la chica contesta asi? sonreir satisfecho, indiferente???

  8. la conversacion muy divertida con lo de los espejos para las gargaras y demas.. imagino que en la situacion iria rodado.. para muchas chicas, siendo un desconocido, sin alcohol en venas seguramente seria demasiado rollo monologo . aunque lo mas importante y lo que no podemos ver aqui es COMO (con que actitud transcurre).

    ahora que puesto a imaginar como recomiendas yo imagino la escena con el chico en cuestion pletorico con una cara de tener ganas mil de pasarselo bien y una chica receptiva que capta las buenas ondas al instante y se deja llevar por el juego y la seduccion

    saudiños!
    sunn-lesaint

  9. Así es, sunnlesaint, ahora que te has puesto a imaginar como recomendaba, has sentido la actitud 😉

    Como dices, las buenas ondas se captan 🙂

  10. Pingback: Aperturas sobre la marcha « 007 James Bond's Blog

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.