Seduccion. Atraccion. El Guerewol y los Wodaabé

Hoy he encontrado este artículo publicado aquí, donde hablan del Guerewol y los Wodaabé. ¿Qué palabras tan extrañas son esas? En el texto de abajo lo explican.

Os adelanto que lo que narran en este artículo demuestra, una vez más (por más que les pese a los que defienden las teorías evolucionistas genetistas), que los rituales de atracción y seducción son aprendidos, NO son genéticos. No hay roles de “hombres” ni de “mujeres”, sino roles que realizan los hombres o las mujeres, dependiendo de multitud de variables (cultura, zona geográfica, religión, etc.). También lo comentamos aquí.

Abajo del todo he dejado un video sobre los Wodaabé.

MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) –

Septiembre. Termina la estación de lluvias. Los Bororo, un pueblo de la familia Peul de pastores nómadas que viajan durante todo el año en busca de nuevos pastos, se desplazan hacia el norte, en los límites del Sáhara con el Sahel, la gran línea geográfica de clima tórrido que separa el desierto de las grandes sabanas del África Central. Todos los miembros de la tribu se reúnen durante dos semanas, refuerzan lazos entre sus clanes, reafirman su identidad y surgen historias de amor.

Celebran el Guerewol, un auténtico concurso de belleza donde los hombres despliegan todas sus dotes masculinas para que las mujeres, a modo de jurado, elijan a su favorito. Ellos maquillan sus ojos de ocre, se alisan el cabello y lo peinan en torno a una especie de diadema de algodón coronada por plumas de avestruz. Toman una pócima de leche con hierbas mientras sus torsos desnudos bailan hasta el amanecer en una sutil danza donde destaca la mímica y el movimiento frenético de ojos. Ellas sólo tienen que dejarse seducir y entregar al elegido su corazón por esa noche o, quién sabe, si para toda la vida.

La mayorista Nobeltours organiza un viaje hasta estas tierras nómadas para presenciar una de las fiestas tribales más sorprendentes y desconocidas de África. El viaje comienza en Abalak, en la región de Tahoua al norte de Níger, justo en los alrededores del territorio Peul-Bororo. Como el Guerewol se celebra en múltiples asentamientos, la expedición se embarca en un 4×4 para seguir el rastro de los cebús -animal sagrado, fruto de sus sacrificios y ceremonias- en búsqueda de las remotas aldeas de las tribus peul.

Culto a la belleza corporal y danzas hasta el amanecer

Estas tribus peul del África subsahariana conforman una etnia de pastores y ganaderos de orígenes misteriosos, que se instalaron en sus actuales territorios, entre Chad y Mauritania, hace dos mil años. Las raíces trashumantes, el ganado y el pastoreo son elementos comunes a todos ellos. Sin embargo en Níger habitan los wodaabé, que se diferencian del resto por el culto exacerbado a la belleza masculina, además de por su porte altivo y la finura de sus rasgos. Cada gesto cotidiano forma parte de esa admiración por el cuidado corporal.

En esta parte del mundo, de clima seco y árido, la lluvia se considera una bendición del cielo. Por eso, precediendo al Guerewol -fin de la temporada de lluvias-, los wodaabé conmemoran anualmente el worso, donde los jefes de las diferentes fracciones tribales convocan a todos los parientes para celebrar los nacimientos y las bodas. Los jóvenes bailan el ruumi o danza de bienvenida en círculos, hombro con hombro, alrededor de los ancianos que baten las palmas.

Después el yakee, que comienza con unos largos cantos sostenidos en forma de llamada para reunir a los amigos dispersos. Los hombres lucen grandes sombreros de paja y cuero decorados por plumas negras de avestruz, falda del pellejo de un cebú y una camisola confeccionada por las chicas durante la estación calurosa.

Las danzas se repiten durante varios días, toda la noche, hasta desembocar en el Guerewol.

A parte de asistir al Guerewol, en el mismo viaje Nobeltours propone una visita a Agadez, capital del pueblo Tuareg, territorio fronterizo donde se mezclan dos formas de vida: la nómada de los pueblos peul y la sedentaria de los Haussa. Un cruce de caminos entre el mundo blanco y negro por donde transitaban antaño la Caravana de la Sal, procedente de la cercana mina de Bilma. Agadez es la única gran ciudad del desierto que no ha entrado en decadencia como ocurrió con Tombuctú y Walata.

2 pensamientos en “Seduccion. Atraccion. El Guerewol y los Wodaabé

  1. Hola

    ¡¡¡Este es el pueblo africano del que hablaba yo!!! Es este pueblo donde los que se ponen guapos, se maquillan y se exhiben son los chicos, y las mujeres las que eligen al más guapo, al revés de lo que es habitual aquí.

    Es que la diversidad cultural humana es tan grande que nos demuestra, efectivamente, que muy poco del comportamiento está impreso en los genes de forma inevitable. El problema de suponer que los comportamientos sociales obedecen sólo a razones genéticas e inevitables nace, muchas veces, de estudiar sólo las culturas parecidas a las nuestras, las culturas de corte occidental, donde se espera que las mujeres cumplan ciertas pautas de conducta y los hombres otras. Pero cuando se analizan culturas muy diferentes, que apenas han tenido trato con la nuestra, se encuentran cosas tan distintas que los argumentos reduccionistas, como el determinismo biológico o el determinismo hormonal, que nos reducen a seres sin voluntad, que no podemos hacer otra cosa que obedecer a nuestros genes, se vienen abajo.

    ¡Excelente artículo! Me apunto los nombres: los Wodaabé y el Guerewol para cuando vuelva a hablar de ellos.

    Un saludo.

    Juan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s