Seduccion chicas (chicos). Ligar. Diálogos seductores. El abrigo

.

Hoy, inauguro otra categoría que espero sea, a partir de ahora, una de las más habituales y entretenidas de todas las de esta Web, tanto para mí como para vosotros/as. Se llamará «Diálogos de seducción» (o diálogos seductores) y, como su nombre indica, en ella encontraréis posts con textos donde podréis leer cómo dialogan dos personas, estando éstas inmersas en una escena de seducción. Sólo veréis un diálogo, nada más, sin ninguna teoría o comentario a respecto.

Puede que estos diálogos se basen en historias reales o puede que no; puede que algunas partes sí y otras no. Puede que me hayan sucedido a mí o a otras personas. Puede que sean recientes o pasadas. Todo eso, importará poco en esta sección («Diálogos de seducción»). Dejo que cada uno lo interprete como desee hacerlo. Mi intención es, en este caso, invitar a que cada uno de vosotros/as se imagine como si estuviera en un cine, sentado en su cómoda butaca y, simplemente, sea espectador/a de la escena de seducción proyectada.

A diferencia de lo que suelo incluir en casi todos los demás posts de otras secciones, y como adelantaba arriba, en estos no añadiré ni extraeré ninguna teoría (para eso ya existen otras categorías en el Blog), no aconsejaré nada, no ofreceré ninguna conclusión, ninguna recomendación, sólo dejaré escrito el diálogo tal cual, y nada más.

Como siempre, todas las personas que se animen, pueden participar y enviar sus diálogos de seducción. Podéis hacerlo posteando debajo de algún diálogo de seducción ya publicado, o en vuestros posts.

Aquí el primer Diálogo de seducción, que he denominado «El Abrigo».

El Abrigo

(En un bar. Una chica con un abrigo en la mano, como buscando algo).

–  Hola, el guardarropa está allí.

–  No, es que alguien me ha mojado el abrigo y estaba viendo hasta dónde. Está más de la mitad mojado.

– (Yo había estado jugando con mi compañero de seducción, hacía unos minutos, a inventarnos profesiones absurdas) Ah, no te preocupes, tienes suerte, mi profesión es «secador de abrigos». Así que le soplo ahora mismo y en un plis plas te lo seco, ¡mira! (soplando) ¿Qué tal? Se ha secado, ¿verdad?

–  Bueno, no sé yo…

– Oye, ¿estás dudando de mi profesionalidad? Yo llevo años de secador de abrigos y todos han quedado muy contentos. De hecho, en mi familia, todos nos dedicamos a la profesión. Comenzó mi abuelo, después mi padre y, luego, mis hermanos y yo. Bueno, realmente, el negocio lo llevamos a medias. Dos de mis hermanos van mojando abrigos por los bares, y mi otro hermano y yo vamos secándolos. ¡Es un negocio redondo! Seguramente habrá sido mi hermano el que te lo ha mojado. Ya le diré yo que no lo vuelva a hacer con tu abrigo, por ser tú. ¿Y tú, a qué te dedicas?

–  Yo estudié…

–  Espera, no me digas… Tienes pinta de… enfermera

–  Pues casi aciertas, aunque estudié derecho trabajo en recepción de un hospital, en urgencias.

–  ¡Anda, urgencias! Oye, y si un día voy urgente y me tienes que salvar la vida y hacerme el boca a boca, me lo harías sin dudarlo, ¿no?

–  No, pero yo sólo trabajo de administrativa.

–  Ey! Escúchame bien lo que te digo. ¡Piénsatelo y mírame bien! Te estoy diciendo que si voy a urgencias YO, no otro, con este cuerpo y esta cara… no me digas que no te tirarías a besarme, para salvarme la vida.

–  Bueno, siendo tú, la cosa cambia.

–  Claro, si alguien te gusta, lo normal es besarlo, y si es por una buena causa… cuanto antes mejor.

–  De todas formas, cuando me gusta alguien lo que hago, para que no se me note, es pasar de él totalmente.

–  Si, claro, y cuando tienes ganas de ir al baño, te aguantas para disimular. ¡Venga ya!

–  No, en serio, no se me nota cuando me gusta alguien.

–  Pues a mí al contrario, dejo que se me note, un día de estos iré a urgencias y me lo notarás, y veré qué noto en ti. Conmigo no necesitas disimular. Oye, por cierto, te veo en muy buena forma, ¿haces algún deporte o te dopas?

–  No hago nada, soy bastante gandula.

–  ¿Te gusta bailar salsa? A mí me encanta.

–  Ves tú, eso sí, me gusta bailar salsa.

–  Venga, pues prepárate que cuando pongan alguna bailable vemos qué tal se te da conmigo, ¡pero no me vayas a pisar!

(Pasaron unos 15 minutos y no pusieron nada de música latina ni parecido, y a todo esto que sus amigas comenzaron a decirle que iban a marcharse a otro lugar).

(Ella) –  Oye, nos vamos al pub…, ¿os venís?

–  Uf, es que en ese bar hay mucho humo, pero si os vais, si quieres un dia te llamo, nos tomamos algo o bailamos la salsa que tenemos pendiente.

–  Vale, mi número es…

–  Por cierto, hablas muy fino, ¿de dónde eres?

–  De Alicante, pero trabajo en Orihuela.

–  ¡Ah, Orihuela! eso está cerca de aquí, sois casi murcianicos.

–  Si, la verdad es que sí. Bueno, me voy ya, mis amigas me esperan. A ver si me llamas, ¿OK?

–  Vale, aunque Alicante está algo lejos, quedaremos en Murcia o en Orihuela, lo echaremos a suertes mejor.

–  ¡Nos vemos!

–  ¡Nos vemos!

– ¡Muaks, muaks!

7 comentarios en “Seduccion chicas (chicos). Ligar. Diálogos seductores. El abrigo

  1. Aaa que magnifica idea Violinista que groso che! la verdad muy buena idea con abrir esta categoría. Es una excelente forma de vivir y practicar la seduccion me parece je!.

  2. Buena idea la de poner diálogos de seducción.
    La del secador de abrigos es bastante original la verdad.

  3. Pingback: Seduccion chicos (chicas). Diálogos seductores. En la cafetería « Arte de Seducción

  4. Parece que este es el lugar indicado para mi pregunta, les cuento, mi prima tiene una amiga del trabajo, una día en una reunión conocí a esta chica, me encanto, a veces llama a mi casa, para hablar con mi prima, contesto y bueno no se que decir ¿diálogos seductores?, espero que me ayuden =)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.