Seduccion chicas (chicos). Ligar. Seduciendo a una azafata en un stand.

 

Publiqué este post de abajo en mi blog en Men’s Health.

——————

Ayer vi algo que me llamó bastante la atención. Salí por la noche a tomar algo con unos amigos y unas amigas y, en un pub al que entramos, había una chica bastante atractiva trabajando como azafata, en un stand que promocionaba una bebida de una conocida marca.

Justo a su lado, estaba situado un chico que comenzó a hablarle. Él era físicamente del montón tirando hacia abajo: unos 22 años, 1,65 aprox., y unos 60 kg como mucho (era muy delgado), y una estética bastante normal. La azafata tendría unos 24 años y vestía muy elegante y sexy.

Como decía, allí estaba este chico que, aparentemente, no tenía ninguna posibilidad con la azafata. Pero al observarlo un poco más despacio, enseguida noté en él algunos puntos a su favor. ¿Lo más importante? Su actitud: la no decaer fácilmente al tratar de seducirla. Pareciera como si se dijera a sí mismo “si estoy aqui al lado de esta chica el suficiente tiempo, mostrándome tranquilo, y hablándole, al final me iré con ella, esto es seguro“.

Una de mis amigas también se fijó en el chico tratando de seducir a la azafata, y me comentó que era practicamente imposible que él tuviera alguna posibilidad con ella. Yo le respondí: “peores casos he visto yo y triunfaron“.

Detallando un poco más las características de la actitud de este chico: lo que mejor dominaba era su postura corporal. En los períodos en los que no le hablaba a la azafata, se quedaba tranquilo justo a su lado, sin mirarla, orientado hacia la pista, en la misma dirección que tenía orientado el cuerpo ella, mirando a las personas que habia por allí bailando y, mientras, saboreaba tranquilamente su cerveza que bebía a trago de su botella.

Cuando de pronto se le ocurría algo para decirle a la chica, lo hacía, pero lo mejor era que NO giraba su cuerpo hacia ella, sólo en ocasiones giraba su cabeza para mirarla brevemente a la cara; pero permanecía siempre situado lateralmente con su cuerpo.

Lo bueno fue que, poco a poco, cuando ella le contestaba, ya que él no giraba, era ella la que giraba el cuerpo hacia él, casi no le quedaba otra alternativa si quería ser escuchada. Conforme transcurrían los minutos, se orientaba cada vez más hacia él y, a causa de eso, parecía como si tratara de convencerlo con lo que le hablaba, y él, en realidad, iba ganando puntos sin hacer gran cosa, sólo asentía con la cabeza, ponía el oído y seguía orientando su cuerpo de lado con respecto a ella.

De vez en cuando, él desaparecía, y de pronto aparecía con dos cervezas que había comprado en la barra: una para ella (que era lo que ésta anteriormente estaba bebiendo) y otra para él. Todo eso sin preguntarle, sin pedirle permiso para reponerle la cerveza que ya tenía agotada.

Mientras, mi amiga seguía insistiendo con que este chico NO tenía posibilidades con ella. Asi que le dije: vale, salgamos de dudas. Haz una cosa: si quieres, cuando él no esté, pregúntale a la chica, por curiosidad, a ver qué te dice.

Así lo hizo, el chico se fue un momento y mi amiga se acercó; estaba a nuestro lado:

– Oye, perdona que te pregunte, pero tengo curiosidad. ¿Te gusta ese chico?

La azafata se quedó extrañada, incluso pensó que mi amiga estaba interesada, y ésta le aclaró que no, que para nada. ¿Cual fue la respuesta de la azafata ante la pregunta de mi amiga refiriéndose al chico? Ésta:

– Le falta altura (refiriéndose a que era muy bajito para ella).

Asi que mi amiga, al oír esto, me dijo: ves, te lo he dicho, a ella no le gusta.

Le respondí: ey, no tan deprisa. No te ha dicho que no le gusta, ha dicho que le falta altura, ya veremos qué ocurre.

A los pocos minutos, acababa el horario de trabajo de la azafata, y ¡salieron los dos del pub donde estábamos, a solas!, dirigiéndose hacia quién sabe dónde… Mientras salían por la puerta, él le ayudaba caballerosamente a ella para ponerse su chaqueta, lo cuál parecía agradarle bastante…

No sabemos qué sucedió después, pero viendo lo que yo vi, apostaría a que sí ocurrió algo entre ellos. Seguramente, cuando mi amiga le preguntó a la azafata, ésta no quiso reconocer que el chico sí le había atraido al menos algo, pero tampoco lo iba a reconocer públicamente.

¿Qué virtudes tuvo este chico para seducirla, o al menos intentarlo? Estos: no se amilanó ante ella, ni porque ella fuera azafata, ni porque él fuera bajito, ni porque estuviera a su lado muchos ratos sin decir palabra, ni por invitarla a las cervezas sin que ella se lo esperara. Tampoco se achicó al quedarse solo con ella, cuando sus amigos le preguntaron si se iba con ellos; él decidió esperarla un buen rato, solo, para que terminara su horario de trabajo. Por último, no dudó en ofrecerle tomar algo, los dos solos, en otro lugar.

Resumiendo: la clave del éxito de este chico fue mantener una actitud natural (estar tranquilo a su lado) y, aunque no puedo leer su mente, se le veía muy enfocado en lo que quería (ofrecerle a ella ir a tomar algo después de trabajar y ver qué sucedía después).

¡Y lo consiguió! Al menos los vi a los dos salir juntos de aquel pub.

14 pensamientos en “Seduccion chicas (chicos). Ligar. Seduciendo a una azafata en un stand.

  1. Es verdad que muchas veces nos sentimos “pequeños” ante la persona que nos gusta, por su gran atractivo, pero tambien porque nuestro propio miedo nos empequeñece. Es la gran frustración común que expresamos aquí frecuentemente: ¿Porqué me quedé en blanco, porqué no fui capaz de seguirle la broma, de invitarle a una cerveza, de pedirle el teléfono, de darle un beso, SI LO TENIA A HUEVO???😯

    Ayer di un paso ENORME. Acabo de conocer a un tío excepcional que me parece muy atractivo y además es encantador. Nos cruzamos por casualidad y entre una cosa y otra, me invitó a una cerveza. Hablábamos de nuestras vidas, trabajo, situación personal-sentimental, y yo me sentía tranquila, relajada, muy, muy regalo y especial.

    Sin embargo, hubo un momento, que no sé porqué, que tuve la sensación de que la conversación decaía, me sentí un poco insegura, y me entró una inquietud, de que por fuerza tenia que hacer algo, un movimiento, un calentamiento, algo. Fue como: “Bueno, ya llevamos aquí un rato hablando, ¿y ahora qué?” Y me acordé de lo que hablamos el otro día, Violinista: cuando te lo tomas en serio, cuando quieres un resultado en concreto, entonces es cuando dejas de pasártelo bien y entran los agobios.

    Así que respiré profundamente y me dije “Ahora… lo que voy a hacer ahora, es simplemente… nada. Voy a seguir disfrutando de este momento con él, sin más” (The Edge, esto también me lo has enseñado tú) Uyyyy, mano de santo😀 Volví a relajarme, la conversación volvió a ser amena y divertida, incluso me hizo una bromita atrevida que me sorprendió mucho, jeje, y acabó invitándome a salir con él y sus amigos esa noche🙂🙂🙂

    Creo que he mezclado dos temas en un post, pero en el fondo todos los temas tienen relación. Quiero sentirme regalo, segura y llena, ante Quasimodo y ante Brad Pitt. Y no venirme abajo porque no pase nada, sino disfrutar de ese momento con ellos. El resultado viene por sí solo 😉

  2. Travi, a mi me gusta que hayas pensado, que respiraras profundamente para relajarte y no obedecer ese impulso de hacer un movimiento forzado, (o a la desperada) y que ¡pensaras!:

    – Ahora lo que voy a hacer es…

    ¡Has pensado qué sería lo mejor! ¡Decidiste que nada! ¡No seguiste tu impulso de hacer algo a la fuerza y ya!🙂 Y veo que con excelente resultado. Eso sí es un paso enorme, desde mi punto de vista.

    A veces, se da una situación diferente, que parece igual, pero yo la veo diferente:

    Cuando sientes que el chico te ignora. Que la conversación decae porque el chico, realmente te está ignorando y no tiene interés en tí ninguno; cuando tú has intentado una apertura sin éxito, o con cierto éxito, pero sientes que él pierde interés, (hay señales clarísimas) y no se te ocurre nada más…

    Entonces, yo no puedo disfrutar de permanecer a su lado,como si no tuviera nada mejor que hacer; yo opto por marcharme un ratillo, divertirme bailando, relajarme… cargar pilas, o llenarme… Hasta que se me ocurre algo que yo crea, que podría ser interesante para él. Y si no se me ocurre, tampoco hacer nada, sin pensar, y parecerle una pesada.

    Yo creo, que cuando sientes que le atraes a un hombre, que te parece atractivo, que te invita a una copa, que muestra interés por tu vida, etc… entonces es que practicamente no solo no hace falta hacer nada más que disfrutar, (cuando dos personas están a gusto juntas, el silencio no pesa) y básicamente esperar a que se lance, jeje, sino que tienes que hacer algo muy muy muy mal, para que la cosa se tuerza.

    Pero cuando no es así, aún es más importante no hacer nada a la desesperada.

    Jugue.

  3. Jugue, tu consejo me parece excelente.
    Cuando uno siente que el otro te ignora y que nada de lo que se hace es suficiente para despertar en el otro interes, el mejor camino es relajarse, retirarse, disfrutar de cosas lindas y positivas, y, si se da la oportunidad, volver a intentar seducir, dejandose fluir, sin forzar nada…después de todo es un juego!!
    y, como me han enseñado en mi carrera, hay que matar al juego antes de que muera jeje, cuando vemos que va decayendo, no es recomendable continuarlo e insistir, sino, terminarlo, para que quede del juego un buen sabor, y no la imagen de algo aburrido…

    Voy a seguir el consejoo!!!🙂

    A pesar de que aún no veo resultados, me tengo Fe jeje
    Y siento que tengo armas suficiente como para lograr seducirle, en algún momento encontrare el tono justo para ésta melodia😛

  4. y es cierto… no solo se conquista con un cuerpo, con una billetera o con una enciclopedia por cerebro.

    Los hombres debemos entender que cualquier tiene oportunidad, y más importante aún… las mujeres! Porque a veces ellas dicen que no podemos. Mentira!

    Y lo que tenemos a favor nuestro es, nuestra actitud!

  5. Ayer me pasó lo mismo que al chico de la azafata. Había una chica -que llamaré Elisa- en nuestro grupo, fui a hablar con ella un rato y me pareció que ponía poco de su parte y que no estaba interesada en mí, así que me fui y estuve seduciendo a muchas otras. Pero me equivocaba…

    Al rato volví y nos pusimos otra vez a hablar, esta vez ella se reía muchísimo, yo le tocaba el brazo de vez en cuando a ver si ella también me lo devolvía pero nada. Bromeábamos, me metía con ella y ella se lo pasaba bien, me hacía cortes de manga (para mí suele ser casi siempre una señal de jugar y que le gustas), empezó a tocarme sutilmente, a veces me empujaba “enfadada” tocándome el abdomen, me miraba a los labios…

    Vi que la cosa pintaba bien y empecé a calentar muchísimo. Me puse muyyy sensual: el cuerpo, la voz, los movimientos… me fui acercando cada vez más a su cara, hablando labios con labios cerquísima, a escasos 3-4 cms, y alternando tres posiciones: hablarle al oído izquierdo, al derecho y al centro tocando nariz con nariz mirándole a los ojos y muy cerquita… intentando provocarle, un calentamiento mmmmuy efectivo, mi idea era calentarla a ella, pero yo me estaba excitando muchísimo!! Todo el rato cambiaba de un lado a otro suave y sensualmente rozando la nariz por su mejilla, contactando cara con cara, cada vez más intenso… y el roce hace el cariño…😉

    En verano igual con otra chica que conocí en una fiesta: me gustó, pero pensé que yo a ella no. La veía muchas noches y jugaba, le regalaba un poco de emoción, la seducía un rato sólo para divertirme (dando por hecho que ella NO quería nada)… una noche fui mucho más directo para provocarle y ella respondió muy bien. Terminó sorprendiéndome, no era inofensiva… era una tigresa!! jajaja

    Me di cuenta de que seguro que habré dejado escapar muchas oportunidades por juzgar antes de tiempo!!

    Aunque de primeras parezca que ella no está interesada, muuuchas veces, si mantienes tu actitud y tus melodías, la cantidad de frutos que recogeremos!!!

  6. Pues es ciertoooo eso de recoger frutos si se
    mantienen las melodíassssss… 😉

    Y eso que me parecía feo el chaval,pero ¡qué cierre de beso tan bonitooooooo!!,jee!! 🙂

    Sólo un pequeño inconveniente ,Violinista,¿por qué comparo la intensidad de mis sensaciones, con otros besos del pasado? 🙂

    ¡Ainsssss!!¡ Qué añoranzaa me entraaaaa! 😉

    Tendré que darle tiempo al tiempo…🙂

  7. e violinista como vas a dejar q se te anticipen asi, ahi nomas vos tenias q eliminar la competencia y quedarte vos con esa chica jajaa ta bien te perdono vos no conoces la “vivesa criolla” jaja un chistecito todo bien

  8. Pingback: Seduccion chicas (chicos). Ligar. ¿Seguro que no tienes posibilidades? « Arte de Seducción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s